Seguinos

#SeresBahienses

✍️📚 Marcelo Díaz, escritor: la palabra de vida

26/3/2022 | Nuestra gente, nuestra mirada, nuestra ciudad.

Publicado

el

Marcelo Díaz tiene 57 años, es bahiense (de Villa Mitre) y se presenta como poeta, escritor, trabajador de museos y padre de Marina y Bruno.

Cuenta que el mundo artístico lo envolvió de chico, casi sin darse cuenta: su problema recurrente de asma lo obligaba a pasar muchas horas dentro de su casa durante el invierno, y la lectura era su gran aliada.

—Estaba en cama y me leían mis padres, mis abuelos —le dice Marcelo a 8000—, porque tener a un pibe de 4 años encerrado cuando todavía no había televisión, sólo un ratito después de las 5 de la tarde… Así aprendí a leer desde muy chico.

Lo primero que leyó fue una aventura de Hijitus: recuerda que era una revista pequeña, apaisada, que hoy leería en 7 minutos y en aquel entonces le llevó 1 mes.

La escritura llegó al tiempo, cuando empezó la primaria. Sus producciones iniciales fueron historietas sobre superhéroes, copias de lo que leía.

—Es algo que hacemos todo el tiempo… He escuchado gente que dice: “Yo no leo mucho porque si no, me influye”. Y siempre te va a influir; la única manera es leer mucho y escribir mucho para limpiar o procesar esa influencia

Además de escribir, agrupaba las historietas en una especie de revista: doblaba las hojas, les ponía un ganchito y se las vendía a sus familiares.

—¡Era como un emprendimiento productivo también!

Y un adelanto.

Hoy Marcelo sigue leyendo y escribiendo. Mucho.

La vida del escritor no es particularmente aventurera ni demasiado atractiva, dice. Pasa mucho tiempo sentado, por eso en sus tiempos libres le mete a la actividad física.

Suele levantarse temprano; se informa y sale en bicicleta hasta la Dirección de Museos, donde trabaja. Después puede pedalear hasta La Carrindanga para entrenar 1 hora y media, o 2. Y a veces, suma pileta o un picadito de fútbol con amigos.

—Es un equilibrio. Los músicos no tienen este problema, los actores tampoco, los bailarines menos, pero la literatura tiene esa cosa de que uno a veces pierde cuerpo.

—¿Para qué sirve escribir?

—A cada uno, para una cosa distinta. A mí me aclara las ideas: no es lo mismo pensar internamente o incluso hablar que tener que llevarlo al papel. Llevarlo al papel o a la computadora implica organizar lo que tenés, lo que estás pensando.

Leer es otra cosa.

—Una vez que lo hacés porque te gusta, la lectura te sirve en un punto para escribirtambién para aclarar tus ideas. Y leas lo que leas, también te sirve para informarte.

—¿Creés que se lee menos? 

—Creo que se lee distinto. Leer, estamos leyendo todo el tiempo: en realidad, cuando vos agarrás el celular estás todo el tiempo con texto. Es más, me parece que estamos más rodeados de textos de lo que estaba yo en mi infancia. Pero es distinto, sobre todo en redes: por ahí no te concentrás en algo, sino que vas saltando de una cosa a otra.

Con el libro es diferente, pero. El libro consigue envolverte.

Y no hay condiciones para escribir, dice. Cualquier persona puede hacerlo, aunque algunas tengan más talento que otras. Eso sí: hay que entregarle tiempo.

—Hasta nosotros, que jugamos al fútbol y somos categoría “Prenicho”, dedicamos unas horas al día a correr, porque si no vas y te desgarrás a los 5 minutos. Por ahí ese es el problema: la ansiedad de querer hacer todo inmediatamente y no aceptar los procesos.

Marcelo no escribe sobre lo mismo que escribía hace 2 décadas. Porque su vida cambió.

—Tenés otras preocupaciones, el mundo te desafía… Hace 20 años, uno tenía más certezas y hoy estamos parados en un mundo que cambia mucho pero no terminás de darte cuenta hacia dónde está cambiando. Eso es estimulante para escribir. 

Escribe sobre lo que procesa, lo que lee, lo que ve… Desde fotos familiares hasta un grupo de músicos que toca en la peatonal con unos llamativos atuendos de pieles rojas y un repertorio bastante peculiar, que va desde Hotel California hasta Chiquititas.

—Cosas que me llaman la atención y que tienen que ver un poco con el mundo en el que vivimos. Ese mundo medio mezclado donde no terminás de darte cuenta por dónde pasa la cosa. Todo eso me interesa.

Este texto de Marcelo se llama “Inventario del malón”. Y dice así:

7 lanzas, 2 hachas, 1 tambor,

14 indios, 1 caballo blanco.

De los catorce, sólo dos

lucen amenazantes, uno sonríe,

uno, detrás, es sorprendido en pleno

ejercicio de invisibilidad, uno tiene

un cuchillo entre los dientes,

uno permanece indiferente al mundo

y a todo lo demás, uno otea a la distancia,

como un prócer.

Un par pasa los cuarenta,

uno es realmente pequeño,

cuatro, en el ángulo izquierdo,

son adolescentes,

el resto oscila entre los veinte y los treinta.

El caballo, además de blanco, es potrillo.

Todos tienen el torso desnudo y cubierto

de pintura con motivos ornamentales.

Abundan las plumas, los flecos,

las cabelleras largas y greñudas.

En el centro, un cartel:

LOS ÚLTIMOS DE ESTA RAZA

Cuatro están casados, uno

preferiría no estarlo, cinco

son parientes entre sí, dos

se aman en secreto, uno querría

dejar todo y viajar, pero más adelante,

dos tocan la guitarra con destreza,

seis profesan la religión católica,

tres son ateos, cuatro, socialistas,

cinco militan con fervor

en las filas del anarcosindicalismo.

Diez, al menos, tomaron la primera comunión.

Seis pasaron una noche detenidos en un calabozo,

cuatro de ellos por un malentendido.

De los 14 integrantes del malón inmóvil, cinco

son italianos, seis, españoles, y los restantes

son siriolibaneses (aunque les dicen

turcos).

El caballo es blanco como el caballo de Lawrence de Arabia.

El tambor es un regalo que un familiar

trajo del norte, un adorno

más que un instrumento, por eso

suena así.

El que sonríe, con quince años, es mi abuelo.

El marco es de un cartón grueso y oscuro,

un marrón noble cubierto de ramificaciones con hojas

y pequeños florilegios en relieve. En el reverso,

escrito en lápiz, se lee:

año 1926, 1º premio

Comparsa 15 Argentinos.

Marcelo tiene su público en Bahía, aunque la llegada es distinta en comparación con la música o el teatro, donde hay más feedback.

—Uno escribe. Después lo ve un editor, después se publica el libro, después el libro se vende y por ahí a los 7 años te encontrás con alguien que dice: “Leí eso que escribiste”. Y entonces ya estás escribiendo otra cosa, pasó todo el entusiasmo…

De todas formas, dice que no busca el reconocimiento: si se da, perfecto.

—Leo autores que me gustan y están muertos hace 60 años. No podés decirles: “Qué bueno lo que escribiste”. Digamos que escribieron por otro motivo, ¿no?

Igual le suceden situaciones valiosas en el contacto con la gente. Por ejemplo, como cuando va a una escuela:

—Que venga un chico y diga: “Yo también escribo”, o “Yo no escribo, pero rapeo” y se te ponga a rapear ahí, que te muestre lo que está haciendo, es superinteresante.

—¿Te parece interesante el rap? 

—¡Superinteresante! Me parece distinto a lo que hago: en la escritura te sentás, corregís, dejás el libro… pero en el rap es impresionante. El otro día estábamos con unos amigos tomando una cerveza y aparecen los 2 chicos que rapean, te piden una palabra e improvisan. Esa capacidad de improvisación que tienen es genial.

Para Marcelo, no hay mejor trabajo que el actual. Trata de no tener una mirada nostálgica sobre lo que hizo, aunque sí se siente orgulloso de algunos trabajos, como los textos que armó para FerroWhite.

—El trabajo en el museo requiere coordinación en grupo, trabajar con historiadores, con videastas, con diseñadores. Eso también implica, en cierto modo, salirte un poco de vos para coordinar con otros y otras, y enriquece la actividad del escritor.

Haber formado parte del legendario grupo de los Poetas Mateístas, que pintaban murales por la ciudad y compartían textos y lecturas, le dio la gimnasia de leer y mostrar sus escritos. Y es algo que sigue haciendo: hoy intercambia, por ejemplo, con otro gran escritor de acá: Mario Ortiz#OrgulloBahiense

Mario es un amigo de la infancia. Y uno de sus escritores favoritos. También recomienda a Sergio Raimondi, Luis Sagasti, Omar Chauvié, Eva Murari, Roberta Iannamico. Y entre los más jóvenes, Diego Vdovichenko, Milton López… 

Se escribe mucho en Bahía y hay muy buena producción de poesía y algo de narrativa. Las letras se han desarrollado muy bien en las últimas décadas.

—¿Creés que el bahiense conoce toda esta diversidad? 

—No es algo masivo la literatura. Uno la va descubriendo de a poco en trayectorias individuales, pero por ejemplo en el Festival de Poesía que nosotros hacemos o en el Festival de Narrativa hay bastante público en general, hay mucho público joven.

Marcelo aclara algo clave: vivir de la literatura, acá, es imposible. Acá todos se ganan la vida haciendo otra cosa y en el país, la mayoría vive de talleres y otras propuestas vinculadas a la literatura, y generadas por ser reconocidos, pero no por la venta de libros.

En su caso, trabaja en el museo, da talleres, colabora con distintas publicaciones y viaja por tareas específicas, como ser jurado de un concurso o asesor en algún proyecto.

—¿Qué es lo que más disfrutás de escribir? 

—Hay distintos momentos. Uno en el que sentís la necesidad de escribir, tenés una gran compulsión de imágenes o cosas que ordenar. Ahí escribo sin pensar demasiado. Y después hay otro momento, que es agarrar y trabajar sobre lo que está: corregir, buscar lo que salió más o menos armado y ver qué es lo que no sirve. Ese es un trabajo un poco más racional, pero cualquiera de los 2 momentos es algo que disfrutás.

—¿Y el mayor aprendizaje?

La paciencia y aprender a contemplar otros puntos de vista. Hay una frase de El mundo como supermercado, del escritor francés Michel Houellebecq, que dice: “Si no podemos dedicarle tiempo a un libro, cómo vamos a hacer después para dedicarle tiempo a una persona”. Me parece que esa paciencia que ejercitás con la lectura, eso que vas construyendo de a poco, es algo que trasladás a un montón de actividades.

Muchas cosas lo movilizan. Cuando recorre la ciudad en bici o a pie, trata de ir atento a todo lo que pasa alrededor. Caminando por el Puente Negro que une Parchappe y Cerri ve una frase que dice “Todo lo que no pasa también es la ciudad”:

—Me parece un arte poético. Todo lo que uno puede imaginar que podría ser posible acá o que en algún momento se imaginó que podía hacerse y que no pasa. La literatura en parte es eso: imaginar alternativas, pensar que las cosas pueden ser de otra manera.

No cree mucho en la inspiración. Prefiere buscar relaciones entre las cosas que no son las previsibles. Por supuesto: hay días en que todo fluye y otros, nada.

—En general, la escritura es algo que uno puede ponerse y hacerlo. De todos modos, cuando hago mis textos no digo: “Me tengo que levantar y escribir 1 hora”. Por ahí, si ese día no estoy particularmente lúcido, prefiero leer. 

—¿Qué pensás del lenguaje inclusivo?

—En la medida en que te molesta que alguien hable con “e” y se puede aprovechar esa molestia para marcar la desigualdad que hay entre géneros, me parece que es interesante. No me parece interesante si eso se normaliza: normalizar algo en el lenguaje sin solucionarlo en otros planos hasta me parece problemático.

A él le cuesta incorporarlo en el habla, pero lo usa para escribir: opta por la “x”, que suele molestar “un poco más” porque ni siquiera la podés pronunciar. 

Otro tema actual: la cancelación de cierto arte producido hace decenas de años, como los relatos infantiles de Roald Dahl o las novelas de James Bond; se plantean revisiones e incluso reescrituras para reemplazar contenidos que hoy resultan ofensivos…

—Hay que dejarlos como están. Y en todo caso, generar nuevos. Es lo que ha pasado siempre: los textos de una determinada época dejan en un punto de dar respuestas a inquietudes de las nuevas épocas y aparecen nuevos escritores planteando nuevos problemas. El problema de corregir los textos es que te borra una dimensión histórica. Si hacés eso y te agarra un poco distraído, pareciera que nunca hubo problemas con los negros, nunca hubo cuestiones con los gordos, nunca hubo problemas entre los géneros… porque los textos están actualizados y normalizados. 

Además, la literatura de por sí genera una mirada distinta, usualmente lejos de la estándar.

—El arte te puede llevar a plantear ciertos problemas porque aparecen personajes que son desagradables o reflejan determinadas ideas… Pretender una literatura que sea de las buenas ideas o los buenos sentimientos es ir en contra de la literatura.

En un paredón blanco cerca del Puente Negro se lee “Poecía”.

—¿Qué te pasa cuando ves la palabra escrita con “c”?

—Me gusta. La escritura de las paredes tiene que ver con la poesía que genera la ciudad. Escrita con “c” llama la atención; si estuviera con “s”, por ahí pasás de largo. El arte trabaja con eso, con correrte un poco de la percepción de lo de todos los días.

Ese Puente Negro representa mucho para Marcelo, porque nació en Villa Mitre y lo cruzó miles de veces. De pibe, era el único camino para ir de un lado al otro ya que había mucho movimiento de trenes. 

—Tenía tablones de madera que después los reemplazaron por este chapón, porque sobre mediados o fines de los 90, en los momentos más fuertes de la crisis durante el menemismo y con De la Rúa, se robaban los tablones para calefaccionarse.

Hace años había que hacer equilibrio para pasar, e incluso el sector tuvo sus momentos “picantes”. Pero en los últimos años cambió, gracias a ciertas intervenciones estatales y vecinales, como abrir la calle, asfaltar, iluminar y hasta crear la hermosa Plaza del Algarrobo.

Marcelo sigue viviendo en Villa Mitre, en la casa que era de sus abuelos. Es la tercera generación familiar en un barrio al que define como su lugar en el mundo.

—Charlábamos el otro día con Mario Ortiz, que también vive en Villa Mitre, que tenemos incorporados recuerdos de cosas que no vivimos porque nos lo contó gente más grande, familiares, vecinos… Nos pasó un día de estar en calle Falucho y decir: “Acá estaba la escuela 16”, y nosotros no vimos la escuela 16…

Esa identidad, dice, hace que le tengas afecto porque es algo que te trasciende.

—Villa Mitre desarrolló un sentido especial de pertenencia por la dificultad: de la plaza Rivadavia para este lado, tenías 3 o 4 manzanas y después ya era campo. Tenías el ferrocarril que te interrumpía el paso, el arroyo…. Fue un barrio que creció en relativo aislamiento y eso hizo que desarrollara una identidad particular.

Pero también reconoce que en esto hay algo de exageración, un condimento literario, como aquel grafiti: “Si pasa por Villa Mitre, no deje de visitar Bahía Blanca”.

—Esa cuestión de la identidad y ser exagerados le da como un componente vital y hasta de cierto humor o felicidad, que creo que también se necesita para ponerte a resguardo de ciertos fanatismos que desembocan en la violencia.

Más allá de la fuerte identificación tricolor, Marcelo se siente bien bahiense. Estuvo un tiempo en Buenos Aires y se volvió: disfruta mucho nuestra escala humana.

—Es tranquila, me gusta eso… Y tiene un gran movimiento cultural, cosas de ciudad más grande. Creo que el problema que tenemos los bahienses es que fueron tantos los relatos, como dice el himno de “la gloria mundial” y todo eso, que siempre vivimos como con esa sensación de que no fuimos lo que se pensó que íbamos a ser.

Y a veces somos injustos con nuestra Bahía, dice.

Falta generar un discurso más acorde con lo que es la ciudad: está como la leyenda negra de que Bahía es careta, que no te deja crecer, que te tenés que ir. Y muchas veces es porque te comparás con ciudades que son más grandes: falta pensar desde Bahía.

Y para eso, hay que hacerse cargo y dejar de esperar que caiga alguien de afuera a traer soluciones.

—¿Te gusta esto del #OrgulloBahiense

—Sí. No me gusta cuando es sólo con la gente que se destaca afuera, como si hubiera 4 bahienses nada más… Hay mucho que se hace en la ciudad y es motivo de orgullo.

—¿Y creés que Bahía es un buen lugar para desarrollar actividades artísticas? 

—En la escritura, sí, porque es lo más económico que podés hacer como práctica artística: con una birome y un papel, lo hacés. Por ahí para la música, el teatro o las artes plásticas falta infraestructura. Tenemos un solo teatro que tiene capacidad para 600 y después tenés las salas pequeñas de los espacios culturales, que son muy difíciles de sostener… A veces falta también difusión, que la gente se entere.

Marcelo hace lo que le gusta. Y le cuesta verse haciendo otra cosa:

—Si no fuera escritor, no tengo ni idea qué sería. De chico quería ser astronauta, pero era un poco complicado… Desde chico me veo en actividades artísticas. Hubiera sido músico, no sé… No me imagino fuera de ese rango.

También disfruta mucho de la familia. A sus hijos Marina y Bruno, que ya no viven acá, se suman sus papás Osvaldo y Elsa, su hermano Christian (que es el director general de Museos y Arte), su cuñada Romina y sus sobrinos, Manu y Pedro.

Marcelo se para sobre un costado de la Plaza del Algarrobo y se pone a enumerar.

Ya tuvo hijos.

Ya plantó árboles.

Ya escribió libros.

¡Y ya volvimos a ser campeones mundiales!

Sólo le queda disfrutar, dice.

—Si mirás para atrás, ¿qué le decís al Marcelo que arrancó leyendo historietas?

—No sé si le diría algo, eh. Si hay algo en lo que no quisiera convertirme es en esos viejos plomos que dan consejos todo el tiempo, y empezaría por no hacerlo conmigo. Creo que cada uno hace su camino, y en la medida en que uno puede apoyar eso, bien.


Producción, videos y edición audiovisual: Tato Vallejos

Producción y texto: Belén Uriarte

Fotos: Eugenio V.

Idea y edición general: Abel Escudero Zadrayec


👀 #SeresBahienses es una propuesta de 8000 para contar a nuestra gente a través de una serie de retratos e historias en formatos especiales.

La estrenamos para nuestro segundo aniversario. Estos son los episodios anteriores:


🤗 En 8000 ofrecemos un periodismo bahiense, independiente y relevante.

Y vos sos clave para que podamos brindar este servicio gratuito a todos.

Con algún cafecito de $ 300 nos ayudás un montón. También podés hacer un aporte mensual, vía PayPal o por Mercado Pago:

¡Gracias por bancarnos!

👉 Si querés saber más, acá te contamos quiénes somos, qué hacemos y por qué.

#SeresBahienses

🚤🦐 Claudio Onorato, pescador artesanal: mar de corazón

Nuestra gente, nuestra mirada, nuestra ciudad.

Publicado

el

—Yo abandonaba la primaria por ir a pescar con mi viejo y con mis hermanos…

Así, recorriendo nuestra ría desde los 5 años, Claudio Alejandro Onorato se enamoró del mar y se transformó en pescador artesanal.

Su papá Silverio Onorato y su mamá María Romano vinieron al puerto local desde Italia, y ambos se dedicaron a la pesca: él navegaba, ella trabajaba en una pescadería y en una cantina.

  • 👉 La familia núcleo se completaba con sus hermanos Herminio José, Marcelo, Roxana, Gabriela (que falleció el mes pasado, a los 52) y Leandro.

Claudio tiene 58 años y nació en Ingeniero White. Le cuenta a 8000 que en aquellos inicios no había manera de comunicarse desde el agua, entonces antes de salir le avisaba a su mamá:

—Quedate tranquila, que vamos a pescar con papá.

Pero papá no sabía nada… Claudio iba a la lancha con sus hermanos, se acostaban a dormir y recién asomaban al llegar a la zona de pesca:

—¿Qué hacen acá? ¡Su mamá me va a matar! —decía Silverio.

Y Claudio le respondía:

—No, papá, quedate tranquilo: mamá sabe que salimos con vos.

  • 👫 Claudio está casado con Alejandra Carmen Beiza y tienen 6 hijos: Alejandro José, Jonathan JuliánEmanuel Braian, Zaira Joahana, Cintia Astrid y Venus Yoseline.

El primer viaje que tuvo a cargo fue en junio de 1991, tras sacar la licencia de patrón. Y desde entonces comandó varias embarcaciones, la mayoría de nuestra ría.

En 2000 decidió cortar la navegación en otras partes y se dedicó 100% a pescar acá. Y eso hace hasta hoy: entra y sale cotidianamente por el puerto y pasa hasta 2 días arriba de su embarcación, la San Antonio.

  • 🤲 Hay varias manos a la obra: comparte el laburo con sus hijos Alejandro, Jonathan Emanuel, con sus sobrinos Erik Joel Onorato y Jonathan Salas, y con otros 2 compañeros de años: Braian Obreque y Palmiro Gómez.
  • 🐠 Y las mujeres, Alejandra, Zaira, Cintia Venus, pelan camarones y atienden pescaderías. Una familia 100% pesquera.

—¿Por qué te dedicaste a la pesca, Claudio? 

—Porque es lo que heredé de mi papá. En 2017 fui a representar a Argentina en la fiesta San Silverio de Italia y ahí me di cuenta por qué la pesca de acá se hace como se hace: la trajeron nuestros antepasados de la isla de Ponza.

Su papá fue uno ellos, y partió haciendo lo que amaba: en 1989, un temporal dio vuelta su lancha a 2 horas de Bahía. Murió ahogado, a los 49 años.

Claudio tenía 20 y ese día estaba en otra embarcación, bastante cerca: recuerda que de un momento a otro perdió de vista a su padre y chau.

—¿Recordás alguna frase que te haya dejado? 

—Muchas. La primera, en italiano, decía: “Hijo mío, nunca dejes la vía vieja buscando la vía nueva, porque sabés lo que dejás pero no lo que encontrás”. Como diciéndome: “Seguí siempre en la pesca”… Y yo, siempre en la pesca. Siempre.

Esa no fue la única pérdida: también murieron en la pesca sus tíos Vicente y Silverio (sí, el mismo nombre que su papá, algo habitual entre italianos: en aquel entonces incluso se casaban entre primos por la herencia…), uno por un infarto y el otro, tras un ataque de epilepsia.

—¿No te dio miedo seguir? 

No. Nosotros hace 12 años también nos hundimos con un barco y el barco desapareció. Quedamos todos nadando a 12 horas y acá estamos, firmes. Yo les dije a mis chicos: “Acá se terminó, búsquense un trabajo”. Y me dijeron: “No, papi, tenemos que seguir en esto”. Así que estamos todos abocados a la pesca.

Aquella vez iban en la lancha Carlos Butti y los salvó Omar Vitelli, un compañero de toda la vida.

—Cuando la embarcación se hunde, lo primero que pasa es que te succiona, te lleva para abajo —cuenta Claudio—. Y todo lo que tiene aire, empieza a salir para arriba: yo vi una garrafa saltar más de 50 metros… Y vos no te hundís: como es agua salada, te tira para arriba; así no sepas nadar, te quedás quieto y te tira para arriba. 

De ese modo salieron a la superficie, luego de que una ola los diera vuelta.

Tenía miedo de perder a alguno de los muchachos —dice Claudio—. Mis 2 hijos mayores se agarraron de un bidón que les di y el “Colorado” (Martín Miguel Ortega) gritaba, llorando: “¡Mami, no me lleves! ¡Dejame vivir!”. Hacía 6 meses había fallecido su madre de un ACV. Le di mi bidón y le dije: “Tomá, gordo. Quedate tranquilo, yo no me voy a ahogar”. Y traté de no hablar porque cuanto más te fatigás, peor es. Cada tanto movía los pies, nadaba un poquito. Y así fui juntando a los 7 tripulantes y los fui salvando a todos hasta que llegó la embarcación después de más de 1 hora.

A pesar de cualquier contratiempo, para Claudio la pesca es todo.

Si mi esposa después de 38 años está celosa, está celosa de mi laburo. Yo vivo en el puerto noche y día y llevé a todos mis hijos a trabajar de chiquitos. Vivimos en la lancha: yo llego a las 2 o 3 de la mañana y me quedo durmiendo acá, en los bancos o en la cubierta, hasta descargar el pescado y lavar la lancha.

  • 👪 Aunque el corazón es portuario, la familia se afincó en Villa Serra, a 4 kilómetros de White. Y se sumaron 5 amores más: sus nietos Benicio, Briana, Azul, Nicole Máximo.

Hoy Claudio sigue yendo, pero sobre todo acompaña: por la edad, ya no hace tanto esfuerzo. Igual, no se le pasa por la cabeza abandonar.

Hace un tiempito llevó a pescar a su amigo el “Tano” Juan José González, que dejó la actividad hace 10 años, y llorando le dijo: 

—No sé cómo hiciste para abandonar a los 52…

—Sí, “Chupa” —le respondió el “Tano”—. Yo sueño todos los días con ir a pescar…

  • 😁 El “Chupa” es Claudio: le dicen así por su viejo, a quien le pusieron ese apodo en la lancha San José porque todos los italianos bebían vino, pero él tenía apenas 9 años y tomaba leche. Era el “Chupaleche”

—¿Qué es lo que más disfrutás? 

De la pesca disfruto todo, porque somos como los dueños del mar. El mar, cuando te quiere llevar, te lleva; se lleva todo el mar… Pero si uno le tiene un poquito de respeto, te das cuenta de que el problema es el ser humano cuando no hace las cosas bien.

  • 🎣 Para hacer las cosas bien, hay un montón de medidas de seguridad: salvavidas circulares con luces, chalecos con luces y 2 balsas para 10 personas cada una, acondicionadas con alimentos, equipamiento sanitario y dispositivos de comunicación y localización como el SAR (búsqueda y rescate), que cuando la embarcación se hunde, llega hasta el fondo del mar y emite una señal para ser recibida en el exterior.

—¿Hoy es imposible quedar incomunicado? 

—Sí. Las balsas también tienen una radio cada una y hay otro aparato que se llama EPIRB (una radiobaliza) que también larga una señal cuando te estás hundiendo. El que hoy se ahoga es porque no dio parte a Prefectura, porque salió ilegal.

—¿Cambió mucho la actividad desde que arrancaste? 

—Totalmente, 100%… 1.000 por 1.000. Antes no había medios de comunicación, no había motorcitos, no había sonda… Tenías que ir con una caña constantemente mirando cuánta agua había… Ahora tenés la sonda que es una computadora: ve el fondo, si es barro, si es arena, si es pescado, qué clase de pescado. ¡Ahora tenés todo!

  • 🦐 Lo más difícil de pescar, dice, son el camarón y el langostino: hay que buscarlos más lejos.
  • 🍤 Y además, requieren mucha mano de obra: primero los tiran en unos cajones, luego los zarandean, después los clasifican (y descartan en el agua lo que no sirve) y finalmente los hierven a bordo.

En una buena jornada, llegan a sacar hasta 150 cajones de camarones:

—Son muy pocos los días que agarrás eso. Pero cuando los agarrás, hacés mucha plata. Cuando estábamos en actividad, antes del temporal, costaba $ 900 el kilo; es decir, $ 18.000 el cajón de 20 kilos. Ahora me dijeron que estaba en $ 30.000.

  • 🤑 Así, hoy 150 cajones son unos $ 4.500.000.

Ese temporal que nos pasó por encima el 16 de diciembre de 2023 arruinó varias embarcaciones, incluyendo la San Antonio de Claudio: se soltaron los remolcadores Tehuelche y Gran Bahamas e hicieron un desastre. 

  • 😥 Casi 90 pescadores y 400 familias de peladores están sin trabajo desde hace 2 meses. Y piensan que van a estar todo el año así.
  • 💰 Estiman que son necesarios unos 10 millones de dólares para reconstruir la flota pesquera.

Según Claudio, las empresas de los remolcadores (ArTug y Svitzer) deberían hacerse cargo:

—Una cosa es la naturaleza, otra cosa es la negligencia humana. Los remolcadores no tenían los cabos correspondientes a tierra. Pesan 250 o 300 toneladas y mi lancha, 20 toneladas. Estaba atada y los 2 remolcadores la aplastaron contra el muelle. Me quería matar. Hubiese deseado morirme en ese momento.

Y dice que al Consorcio del Puerto también le cabe responsabilidad:

—Tendría que haber evitado esto, porque es el permisionario de la ría —advierte Claudio, que alguna vez fue preso—: Por luchar por lo mío, por mi trabajo.

Claudio tenía la inspección vigente hasta 2028 y esta desgracia lo dejó sin certificado de seguridad: es decir, la embarcación no está apta para navegar. 

¿Y nosotros de qué vivimos, gente? El marinero mañana puede ir a buscar un trabajo y alguno que otro puede conseguir, pero yo tengo 58 años, ¿dónde voy a ir? Toda mi vida trabajé en esto, lo único que sé hacer es pescar.

Lo peor, agrega, es que en Argentina no hay ni madera ni carpinteros para reconstruir las lanchas: la solución sería un barco nuevo de fierro o de fibra, que cuesta “entre 800.000 dólares y 1 millón de dólares”…

—¿Estas suelen ser épocas de laburo fuerte? 

—Sí. Había 40-50 cajones por día, pero con el tema de los derrames fue mermando y ahora no hay nada. No quedó pescado en toda la ría.

  • 🤦‍♀️ Ese es otro gran drama: tuvimos 3 incidentes con hidrocarburos en menos de 2 meses.
  • 🐟 Claudio y sus compañeros van hasta la Isla Verde: de ahí sacan camarones, langostinos, pescadilla, gatuzo…

—¿Cómo es el pescado de nuestra ría?

—Yo le diría al pueblo que no lo coma, francamente. Si comés 3-4 veces por semana, como come mucha gente, el pescado de la ría de acá es malo. Por más que quieran tapar todo, es malo por la gran contaminación que hay. Dicen que los niveles bajaron, pero ahora con los derrames van a estar 15 o 20 años para degradarlo.

Claudio lamenta que para contener la mancha no se haya activado a tiempo el Planacon, que es el Sistema Nacional de Preparación y Lucha contra la Contaminación por Hidrocarburos y otras Sustancias Nocivas y Sustancias Potencialmente Peligrosas (sic):

—La marea crece 6 horas y baja 6 horas: si ellos lo hubiesen activado enseguida, lo absorbían. Pero no lo absorbieron hasta que mi amigo Natalio Huerta lo descubrió y dio parte a Prefectura. Estuvo 14 horas a la deriva, o sea, 2 mareas y media: se desparramó en toda la ría y llegó a las costas, donde destruye el fondo, la fauna marina… no lo sacás así nomás. Ahora están con las bordeadoras cortando los yuyos, ¿de qué estamos hablando, gente? ¿Cómo vas a sacar eso con las bordeadoras? 

  • 🤬 “Después dicen que no contaminan, hijos de mil putas —comentó aquella vez el pescador Huerta—. El olor… si prendés un fósforo, volamos a la mierda”.

—¿Son normales los derrames acá o lo que pasó es atípico?

—Que yo me acuerde, el último derrame grande fue en el 88 o en el 92, por ahí. Y hace 4 o 5 años nos enteramos de que todo ese petróleo está enterrado en la Zona Franca, en Puerto Rosales: según la Policía Ecológica, son entre 700 y 1.000 tambores de 200 litros tirando petróleo a la ría constantemente desde hace 30 años. Nadie toma cartas en el asunto: al político de turno le llenan los bolsillos y se acabó el problema.

Claudio y su equipo suelen salir en horario de marea, a la madrugada: a las 2, a las 3 o a las 5. Prefectura les da 72 horas para navegar; a la mañana y a la tarde tienen que reportar su posición por radio. Y desde el área provincial de Pesca también los controlan: si se pasan de la zona permitida (que es hasta la boya 7, más o menos hasta fuera de Pehuen Co), los llaman y los hacen volver. 

El trabajo a bordo se cumple con turnos: hasta llegar a la zona de pesca, uno toma el timón y se encarga del control del GPS y de dar aviso a Prefectura sobre la posición, mientras los demás descansan, preparan la comida, ceban mate…

—Si no hay correntada, no pescás nada —dice Claudio—. Acá no somos de arrastre como en otros lados. Nosotros hacemos pesca artesanal: tiramos las redes y cuando hay buena correntada, el pescado se va metiendo.

—¿Encontraron algo curioso en el mar?

—Encontramos tortugas, y siempre nos acompañan los delfines y las gaviotas. ¿Curioso? Hemos visto muchas sombras en el cielo… nunca supimos de qué eran.

Otro de los grandes placeres es entrarle a lo que sacan, apenas lo sacan: por ejemplo, hierven camarones y langostinos en la cocina de la lancha y los van comiendo mientras navegan. Así nomás, con mayonesa y pan.

El pescado fresco no te cansa nunca, es totalmente distinto al de una pescadería. Lo tirás dentro de la olla, revolotean el camarón y el langostino, y sabés lo que comés.

—¿Y qué es lo más complicado que tiene esta actividad?

—Lo más complicado o lo que más miedo me da es cuando voy navegando y veo a la gente dando vueltas, porque se te cayó uno, no lo viste en el momento y se te ahogó. No me pasó nunca, pero siempre estoy pensando en cómo diagramar algo para que si alguien se cae, se salve. Porque si se cae y vos lo viste, diste la vuelta y lo salvaste; pero si vos navegaste 5 minutos, ya lo perdiste, no lo ves más por más que sepa nadar.

—¿Creés que Bahía es un buen lugar para desarrollar la pesca? 

—Muy, muy buen lugar, porque tiene una ría muy extensa, un estuario muy extenso. Vos salís de Mar del Plata, Comodoro Rivadavia, Caleta Paula, Caleta Olivia, Caleta Córdoba, Rawson, Puerto Deseado y tenés mar abierto. Acá al mar abierto lo encontrás recién fuera de Monte Hermoso, y hasta Monte tenés más de 6 horas.

—Con tanto recorrido, ¿qué le dirías al Claudio de 5 años?

—Yo nunca quise dar el brazo a torcer, pero le diría que no venga a la pesca de White, contrario a todo lo que estoy diciendo, por todos estos problemas que hay. Es una lucha muy grande, porque poco a poco nos están ahogando.

Igual, no piensa abandonar el barco: se ve metiéndole hasta los 75 u 80 años.

—No tengo otra cosa en la cabeza que no sea la pesca y mi familia. Somos todos pescadores, lo llevamos muy en el corazón, muy en la sangre.


Producción y texto: Belén Uriarte

Producción, videos y edición audiovisual: Tato Vallejos

Video: algunas imágenes de respaldo son del documental “Esas pequeñas cosas” de Néstor Maquiavelli.

Fotos: Fran Appignanesi

Idea y edición general: Abel Escudero Zadrayec


🤗 En 8000 ofrecemos un periodismo bahiense, independiente y relevante.

Y vos sos clave para que podamos brindar este servicio gratuito a todos.

Con algún cafecito de $ 600 nos ayudás un montón. También podés hacer un aporte mensual, vía PayPal o por Mercado Pago:

¡Gracias por bancarnos!

👉 Si querés saber más, acá te contamos quiénes somos, qué hacemos y por qué.


👀 #SeresBahienses es una propuesta de 8000 para contar a nuestra gente a través de una serie de retratos e historias en formatos especiales.

La estrenamos para nuestro segundo aniversario. Estos son los episodios anteriores:

Seguir leyendo

#SeresBahienses

🏋️‍♀️🥬 Marina Danei, entrenadora y deportista fitness: hambre de luchar y superarse

Nuestra gente, nuestra mirada, nuestra ciudad.

Publicado

el

―A veces es prepararse todo un año para competir 15 o 20 minutos, pero es muy gratificante ver cómo uno puede expresarse a través del deporteEs muy liberador.

Marina Danei tiene 38 años y es entrenadora y deportista fitness: compite desde hace una década y lleva 4 años en el profesionalismo, con altos niveles de exigencia en cuanto a la alimentación, la disciplina y el entrenamiento. 

―Me defino como una persona luchadora. Trabajo con mucho placer ―le dice a 8000.

A los 17 años, haciendo actividad física, descubrió la conexión entre los ejercicios y los cambios en los músculos, y se metió de lleno hasta largarse a competir.

―En mi categoría, body fitness, se busca un cuerpo atlético que tiene un cierto desarrollo muscular, pero siempre manteniendo una línea femenina.

Foto: gentileza Marina Danei.

Según Marina, la competencia es una especie de modelaje con poses reglamentarias acordes con la forma física requerida. Se puntúa la estética, el maquillaje, el pelo, la bikini…

Para llegar a ese momento, la preparación es dura.

Lo más difícil son los 6 meses previos, donde planea el cambio físico con entrenamientos doble turno y una alimentación muy estricta.

―Se necesita mucha cantidad de proteínas para mantener el nivel de masa muscular y la calidad muscular para competir. Lo divido en 8 comidas diarias, que son porciones chiquititas, junto con la suplementación de aminoácidos y regeneradores musculares.

  • 🍗🥚 Come pollo, pescado, huevo, verduras, hojas verdes.

Siempre hay un poco de hambre y de cansancio: para mantener el nivel de grasa y la calidad muscular tiene que hacer un déficit calórico.

La adrenalina del deseo genera que uno pueda aguantar esas cosas.

―¿Se puede llegar a tornar peligroso? 

―Siempre tengo controles médicos. Obviamente, uno prioriza su salud y hasta ahora no tuve ningún problema. Si la dieta es adecuada a lo que vos necesitás y lo que no ingerís en la alimentación lo complementás con multivitamínicos y aminoácidos, el cuerpo está nutrido; lo que pasa es que uno está trabajando en un déficit calórico muy grande con entrenamientos muy intensos y muy poca cantidad de comida, entonces tiene que sacar un plus de energía extra que a veces cuesta un montón.

Al tener masa muscular, lo que busca con su cuerpo es la forma. Y para eso hace doble entrenamiento: sobrecarga con el equipamiento del gimnasio y cardio.

Desde Buenos Aires, el coach Ernesto Pastelnik le ayuda a diseñar las prácticas, que no tienen mucho peso: la rutina consiste en repeticiones de ejercicios muy específicos.

―No es lo mismo que el que entrena por placer, que puede hacer de todo. Hay cosas que no puedo hacer y ciertos movimientos que tengo que hacer superconcentrada, por eso está bueno entrenar sola: te tenés que conectar con lo que estás haciendo.

La base de todo es sostener en el tiempo la alimentación y el entrenamiento:

―Es constancia, constancia, constancia ―insiste Marina, que en esos meses de extrema exigencia extraña hasta un plato de arroz.

Todo es verdura, pollo, pescado, huevo…

―Fideos y esas cosas, no las ves ni en figuritas.

―¿Nunca?

―En esos meses de competencia, no. Ahora que estoy fuera de competencia, sí. Un día quiero comer fideos, como fideos; un día quiero comer helado, como helado. Pero siempre manteniendo un control.

En tiempos de dieta estricta, en cambio, ni siquiera condimenta las comidas: prefiere comer sin sal y a la plancha, porque si hace preparaciones ricas le da más hambre. 

No es comer por placer, sino comer lo que el cuerpo necesita para lo que tenés que hacer. Eso también cansa, porque llega un punto en el que te transformás en una máquina: es comer cada 2 horas, entrenar, dormir, comer, trabajar, entrenar, dormir… Entonces la cabeza te dice: “Basta, necesito un cambio”, y ahí hay que hacer pausas.

―¿Te varía mucho el físico en esos meses intensos? 

―En realidad, la intensidad es siempre la misma, lo que varía es la alimentación: cuando vos achicás las calorías se nota un montón en el cuerpo porque bajás de peso y se marcan más los músculos, pero la realidad es que el cuerpo de competencia es un cuerpo que podés sostener 20 días. Después te podés mantener bien un par de meses, pero el cuerpo a ese nivel de exigencia mucho más tiempo no lo podés aguantar.

Marina dice que siempre está en la búsqueda de su mejor versión. Y ahí siempre están los suyos: su familia, sus amigos…

Cuando sos feliz, te ven bien y ven que te va bien, ellos están bien. Al principio es raro porque muchas cosas no podés compartir: a veces, no puedo ir a un cumpleaños o a un almuerzo, pero ellos son incondicionales. Saben que hay épocas en las que me aíslo un poco y épocas donde estoy más presente, pero es parte del deporte. En el nivel profesional, hay cosas que hay que dejar a un lado para poder cumplir con el objetivo.

  • 🐕👨‍👩‍👧‍👦 Marina vive con su perro “Ringo” en Güemes al 900. Actualmente no está en pareja. Y su familia núcleo se compone por su mamá Gloria, su papá Víctor y sus 2 hermanos menores: Agustín (28) y Juan (34), que es papá de Martina, su única sobrina.

―¿Cómo tomaron tus hermanos que hagas este tipo de actividad física, que hasta hace algunos años no era tan habitual en una mujer?

Para Agustín, mi hermano más chico, siempre fui una especie de motivación. Él también tuvo un cambio grande en su adolescencia con su peso y logró cambiar un montón su cuerpo. Traté de ayudarlo, y por eso él también se metió en la actividad. Hoy en día es un excelente profe, uno de los mejores que he visto. Y mi hermano del medio, si bien se dedica a otra actividad, siempre respetó un montón lo que yo hago.

―¿La familia influyó en tu carrera? 

―No, yo creo que fue una decisión mía, sobre todo arrancar en el deporte: una búsqueda personal de poder llegar más allá de lo que es un entrenamiento. Creo que es un deporte que uno a veces elige cuando tiene hambre de superarse en general.

Y todo esto también le generó un importante cambio interno.

―Es un deporte de mucha introspección que te ayuda a evolucionar como persona, a nivel profesional, a descubrir cosas que después aplicás en la vida diaria, y es genial. Durante las preparaciones muchas veces estás cansado, con hambre, es como que te enfrentás a lo peor de vos, a tus miedos; entonces cuando estás en estado normal tenés otras herramientas para manejarte, y ahí ves los frutos de tanto sacrificio.

Y eso es lo más positivo del deporte, dice: por eso sigue ahí, firme.

Marina ganó múltiples torneos. Es la única bahiense en este tipo de competencias y tiene reconocimiento internacional: dentro del profesionalismo, ganó un Sudamericano y participó 2 veces del Arnold Classic de Madrid, el certamen más grande de la disciplina.

―Fuimos 18 competidoras. Quedé entre las primeras 10 y entre esas 10 quedé octava, así que de a poquito voy escalando. La verdad, bastante bien.

―¿En Bahía sentís reconocimiento? 

―No soy una persona que busque mucho salir en los medios, entonces es como que tampoco puedo pedir que me reconozcan si yo no me hago a la luz; pero sí soy reconocida por la gente y eso es lo que a mí me gusta, porque son con quienes estoy a diario y también son mis pares. En la ciudad me reconocieron como deportista destacada, pero siempre creo que el logro es más de uno y lo que importa es lo que yo le pueda brindar a la gente desde mi conocimiento.

―¿Qué es lo más difícil de sostenerte en una actividad así? 

La salud mental. Mantener un trabajo, la vida cotidiana, el entrenamiento, la edad también, porque llega un punto en el que ya no tenés tanta tolerancia al cansancio, al dolor físico, a la exigencia, y el cuerpo te pide parar. Entonces, está bueno estar atento a eso y saber cuándo frenar, porque a veces es un deporte que te genera tanta gratificación que con tal de seguir haciéndolo a veces se transforma en nocivo para la salud, como cualquier deporte de alto rendimiento. Ahí es donde hay que hacer un descanso, aunque sea unos meses: no abandonás la alimentación ni el entrenamiento, pero empezás a tener una vida un poco fuera de lo que es estar todo el día entrenando; visitás amigos, familiares, buscás cosas que sirvan para cargar un poco de energía.

Alguna vez el cansancio la llevó a querer dejar todo, pero siempre le mete motivación: “Queda un tironcito más”, se dice. Y sigue. El mes previo a competir es el peor:

―Estás cansada porque estás planeando el viaje, no te puede faltar nada, estás con la exigencia del nivel profesional y tenés que tratar de mantener la mente firme y concentrada en el objetivo para que no te distraiga, porque la mente siempre trata de llevarte por el peor lado: que no podés, que estás cansado…

  • 🙋‍♀️ Marina representa a la empresa de suplementos American Force, pero no tiene sponsors ni ayuda gubernamental para viajar a competir. Todo sale de su bolsillo.
  • 💪 Si bien no definió su 2024, tiene ganas de seguir compitiendo.

Foto: gentileza Marina Danei.

Dice que el gimnasio no tiene barreras: se adapta a la edad, al cuerpo, a todo. Y genera muchas gratificaciones. No se imagina haciendo otra cosa.

―Siempre estuve trabajando en esto, que es muy amplio: no es sólo construir un cuerpo en estética, sino recuperar lesiones, trabajar con el día a día de la gente, con distintas patologías, con malestares no solamente físicos. Es como que te convertís un poco en psicólogo, que es una actividad linda también: es poder transmitirle al otro que puede cambiar, que puede encontrar algo acá que lo haga sentir bien.

―¿Cuál fue la devolución de la gente que más te emocionó? 

―Me tocaron casos de operaciones donde necesitan bajar de peso y que me digan que ayudé a cambiarles la vida o a ver todo de otra forma es lo más gratificante.

Marina lleva 15 años dando clases y desde 2015 cuenta con gimnasio propio, Evolution Fitness, en Villa Rosas:

Es como si fuese un hijo para mí: es el lugar donde puedo poner en práctica todo mi conocimiento, todo lo que fui aprendiendo a través de estos años.

Actualmente asisten alrededor de 300 personas, muchas de Ingeniero White. Y la acompañan 2 profesores: su hermano Agustín y Katherine Pérez.

La concurrencia aumentó luego de la pandemia, porque la gente tomó más conciencia de la importancia de la actividad física.

―También pasa cuando hay crisis económica. Si se pueden dar un gusto, es: “Bueno, voy al gimnasio”. Porque aparte lo necesitan, no sólo física sino psicológicamente.

  • 🏋️‍♀️ En Evolution Fitness dan clases personalizadas de musculación, que más allá de lo estético sirven como complemento deportivo y recuperación de lesiones.

Marina imagina su futuro ligado al deporte, ejerciendo como juez internacional o preparando gente para competir: le gusta mucho la cotidianidad de dar clases.

―¿Qué le dirías a la Marina adolescente que se volcó a la actividad física? 

―Que hizo bien las cosas. Me hacés emocionar… Le diría que podría haber arrancado de más joven pero que se dio así. Y que si no hubiese sido esa Marina, no habría llegado a ser esta. También, que si uno tiene un sueño, lo puede cumplir, siempre.


Producción y texto: Belén Uriarte

Producción, videos y edición audiovisual: Tato Vallejos

Fotos: Fran Appignanesi

Idea y edición general: Abel Escudero Zadrayec


🤗 En 8000 ofrecemos un periodismo bahiense, independiente y relevante.

Y vos sos clave para que podamos brindar este servicio gratuito a todos.

Con algún cafecito de $ 600 nos ayudás un montón. También podés hacer un aporte mensual, vía PayPal o por Mercado Pago:

¡Gracias por bancarnos!

👉 Si querés saber más, acá te contamos quiénes somos, qué hacemos y por qué.


👀 #SeresBahienses es una propuesta de 8000 para contar a nuestra gente a través de una serie de retratos e historias en formatos especiales.

La estrenamos para nuestro segundo aniversario. Estos son los episodios anteriores:

Seguir leyendo

#SeresBahienses

👩‍👧‍👦 Paola Vergara, voluntaria de la vida: hacer algo por muchos

Nuestra gente, nuestra mirada, nuestra ciudad.

Publicado

el

Yo no tengo otra utilidad en mi vida más que esto: brindar lo que soy y hacer lo que puedo. Obviamente en muchas cosas fallo, como cualquier ser humano. No soy política, no tengo un peso partido al medio, no me subsidia absolutamente nadie… Es lucharla como podemos y hasta donde podemos, con un montón de limitaciones.

Así describe su vocación Paola Vergara, una mujer de 40 años que lleva la mitad de su vida al servicio de Villa Nocito y se define como “voluntaria de la vida”. Muchos la conocen por ser la encargada de la ONG Corazones Solidarios.

―Yo no soy mamá biológica, no puedo ser mamá ―le cuenta Paola a 8000―. Cuando era chica quería ser mamá, pero después de adulta no. Creo que no nací con ese don, pero sí con el de ser mamá del corazón.

Es lo que siente con los chicos que asisten al comedor, que cada vez son más: empezó hace 19 años trabajando con 15 familias y hoy tiene anotadas 485 y recibe a 250 pibes.

―Tenemos el mar a pocos kilómetros de Bahía Blanca y llevar a 300 chicos de la periferia tiene costos increíbles, casi como comprarte un 0 kilómetro. Esas desigualdades me cansan, me ponen triste y son por las que lucho.

Los días de Paola suelen ser muy similares: se levanta con el teléfono estallado de necesidades (le piden principalmente colchones, ventiladores, pañales, leche, remedios…), durante el día trata de resolverlas y se acuesta a la 1 o 2 de la madrugada.

Me encanta luchar por los derechos de los chicos. Hasta el último día de mi respiración voy a insistir con que todos necesitan tener el mismo derecho de poder visitar un shopping, de poder visitar un parque, de poder visitar el mar…

La tarea es mucha y se cumple en equipo. Desde el inicio la acompañan su pareja Armando “Pocho” Décima y su amiga Roberta Pirchio, a los que se sumaron varios voluntarios. 

―Arrancamos un merendero en conjunto con Matías Corvatta, de la Red de Voluntarios, y después nos largamos solos con comedor, merendero, ropero comunitario, apoyo escolar ―detalla Paola―. Hoy en día es eso lo que subsiste y también tenemos actividades como cocina y costura, y una vez al mes hacemos entrega de alimentos no perecederos.

“Pocho” y Paola.

Las actividades se concentran en Francia 2.227, en la casa que era de sus padres: Paola vive ahí desde hace 21 años, cuando se juntó con “Pocho”. Antes estuvo un tiempo en Vista Alegre, junto a su hermana mayor Claudia, su cuñado Daniel Flores y sus 2 sobrinas mayores, Flavia y Rocío. (Ahora hay 2 más: Melanie y Octavio, que tiene parálisis cerebral y motora).

―¿Cómo surgió la idea de dedicarte a la solidaridad?

―Creo que la vocación de servicio la aprendí en La Piedad, junto al padre “Cuchi” y al padre Daniel. Yo estaba muy metida en ese ambiente, y a los 15 años tuve una agrupación que se llamaba “Semillas de caridad”.

Entonces: ponerse en el zapato del otro viene desde su niñez.

Paola sabe muy bien lo que es el dolor y lo necesario que es tener un hombro donde apoyarse.

A los 9 años quedó huérfana. Su papá Ludin Vergara murió en mayo de 1994 al caerse de una construcción y su mamá Claudina Rocha se fue con él: falleció en septiembre de 1995, pero su vida se había apagado mucho antes por una profunda depresión.

―Según mi psicóloga, mi mamá falleció de melancolía. Siempre cuento que cuando volvimos de enterrar a mi papá, me miró a los ojos antes de acostarse y me dijo que la perdonara, porque mi papá se había llevado su vida

―¿La pudiste perdonar?

―Qué pregunta… Ahora entiendo mucho más de la vida y del amor. No te voy a decir que no me duele, porque me duele mucho. Pero sí, sé que la perdoné. Hizo lo que pudo con los recursos que tenía en el momento.

Desde aquellos tiempos, Paola también sufre depresión. 

―¿Creés que es algo que se supera o con lo que se convive?

―Todos los días se convive con esto: un día te levantás bien y al otro día te levantás mal; un día llorás de alegría y al otro día llorás porque estás pensando si vas a estar o no vas a estar

Y esa no es su única batalla: tras la pérdida de su mamá, también empezó a pelear contra la obesidad.

Paola llegó a pesar 230 kilos. Hoy anda en 130, gracias a la operación bariátrica que se hizo en marzo.

  • 🩺 Se trata de una alteración quirúrgica del estómago y el intestino para perder peso. La clínica Antozzi le donó la cirugía. Desde entonces, recibe acompañamiento psicológico: asegura que el posoperatorio no es fácil. Y su objetivo es bajar a 70 o 75 kilos.

Ahora todo pesa el doble: o sea, los kilos que estoy perdiendo, los estoy ganando en bajones ―nos dice―. Estoy superagradecida, porque para mí fue un cambio de vida tremendo, y para mi entorno también. Pero, bueno, a veces pesan más las tristezas. Hoy estoy un poco mejor; creo que es la ansiedad de poder cambiar mi calidad de vida.

Paola se quiebra cuando nos dice que lo más difícil de vivir con obesidad es la vergüenza y el padecimiento cuando “todos se te burlan”. Y ahí siempre están “Pocho”, sus amigas, los colaboradores…

El amor lo salva todo ―remarca.

―¿Creés que Bahía está preparada para atender la obesidad?

―Para nada. Yo iba al shopping, por ejemplo, y tenía que estar alguna de mis amigas pidiendo una silla especial porque no entraba, y creo que no soy la única persona obesa… También me he descompensado más de una vez; he ido al hospital Municipal porque no tengo obra social y me he tenido que sentar afuera, en un escalón alto del estacionamiento, porque las sillas de la guardia son cerradas… Un montón de injusticias existen en Bahía Blanca, no son solamente esos 2 lugares.

―¿Notaste algún avance en el último tiempo? 

―No. Tengo ganas de hacer algo, hay que empezar… Yo siempre hablo de la inclusión, pero no de la inclusión de la propaganda que te muestran en la tele, sino de la inclusión real: pensar que el otro tiene el mismo derecho que yo. Hay muchas cosas para cambiar, no solamente sobre la obesidad, pero necesitamos gente que tenga 2 cosas: ganas de laburar y poder económico. 

Entre sus tareas solidarias figura la visita al mar que organiza cada verano: su deseo es que todos los pibes de Villa Nocito y aledaños puedan disfrutar de esa experiencia.

  • 🏖 En el primer viaje que hicieron a Pehuen Co se sumaron 35 chicos y en las últimas idas a Monte Hermoso llevaron alrededor de 300.

―¿Por qué creció tanto?

Los chicos y los adultos no vienen solamente por un alimento: a veces la contención es muy importante. Mucha gente tiene ese concepto de que un merendero o un comedor se abre solamente para asistir con comida, y no es así: hay muchas mamás, muchos papás y muchos niños que necesitan un abrazo, alguien que los escuche. Hay muchas historias detrás de cada uno.

Conseguir el dinero para un viaje no es fácil, pero se logra gracias a la enorme solidaridad de la comunidad bahiense:

―Primero hay que basarse en la confianza del colaborador, que sepa que la actividad se va a cumplir. Y después, encontrarse en el camino con un montón de ángeles. En nuestro caso, gracias a Dios, cada proyecto que hemos presentado en nuestras redes sociales o en los medios ha tenido buena respuesta.

―¿Eso ha mejorado a lo largo de los años o siempre Bahía fue solidaria?

Bahía Blanca siempre fue solidaria, aunque obviamente cada vez nos va conociendo más gente. Colabora un primo, entonces la prima o el tío se enteran y se van contagiando; lo mismo sucede con compañeros de trabajo…

  • 👧 En febrero planean llevar a los chicos a Monte Hermoso. Si querés ayudar, contactate por Facebook o doná al alias CORAZONES2023

Mientras Paola nos cuenta su historia, una vecina golpea la puerta y le pide algo. Al rato, llega una camioneta con donaciones. Los chicos van y vienen.

Así es cada día en su vida: un corazón abierto para dar y recibir.

Lo más lindo, dice, es concretar las actividades y compartir la emoción y la alegría de los pibes. Y lo más triste es saber que en otros barrios no lo pueden hacer por falta de recursos.

La ONG Corazones Solidarios no tiene el apoyo de grandes empresas: sólo dan una mano la Asociación de Empleados Fiscales e Ingresos Públicos (AEFIP), que responde ante cada solicitud, y el puerto, que desde hace unos meses paga el baño químico.

La actividad se sostiene esencialmente gracias a nuestra comunidad, sobre todo a la clase media.

A la gente que más le cuesta es la que más sabe ponerse en el zapato del otro.

―¿Esperás que alguna vez no tengas que hacer este trabajo? 

―Correcto. Espero desde hace 19 años que alguien nos escuche, como ocurrió con la movilidad. 18 años cumplimos sin movilidad: hemos perdido cantidad de donaciones porque no teníamos un peso para poder pagar un flete… Pero así como nos escuchó la gente de la AFIP y pudo colaborar, espero que a algún empresario o a algún político le toquemos el corazón y diga: “Veamos cómo trabaja”… Que alguien nos pueda acompañar y vea que la necesidad existe, que no está dibujada, y que no siempre la ayuda es material, a veces se necesita un psicólogo, un pediatra…

Como no todo es económico, también llevan adelante talleres, como costura y panadería, para que la gente del barrio pueda tener una salida laboral.

―Muchos colaboradores me decían: “No es todo dar, dar y dar. También es abrir las puertas para que la gente venga a aprender” —dice Paola—. Así que pusimos hincapié en eso y ya tuvimos, por ejemplo, 15 egresados de soldadura.

  • 👩‍🍳 También el año pasado 12 chicas terminaron un taller de cocina saludable y aprendieron a hacer pastas, verduras envasadas…

―¿Qué respondés cuando escuchás frases como “No quieren trabajar”?

―Digo siempre que la gente que piensa así es la que no va a visitar un merendero o un comedor. Conozco muchas instituciones que tienen cursos, muchísimas; hay un merendero que hizo albañilería tanto para hombres como para mujeres, hay cosas muy interesantes en los barrios, pasa que no se dan a conocer o a veces es más fácil juzgar en vez de mirarse uno al espejo y decir: “En qué estoy fallando, qué estoy haciendo mal”…

Según Paola, la comunidad de Villa Nocito y alrededores es “maravillosa” y se notó mucho más tras el temporal que nos pasó por encima el 16 de diciembre.

―El día que pasó dije: “Esto va a ser como la pandemia”. Pero ahora te digo que no se asimila 1 gramo a lo que fue la pandemia: esto es mucho, mucho peor. Al principio nos quedamos sin alimentos… Y la tristeza se nota en la mirada de toda la gente.

Nocito es uno de los tantos barrios bahienses pasados de hartazgo por la falta de luz… Y encima se suman los desalmados de siempre:

―Que te obliguen a consumir en una estación de servicio para acceder a una red wifi e informarles algo a tus familiares, o que tengas que comprar para cargar el teléfono en ciertos lugares es vergonzoso… Necesitamos que la comunidad tenga empatía porque, si no, no va a cambiar esto.

―¿Qué es la empatía? 

―Es pensar en el otro. Es decir: “¿Qué puedo hacer por aquel o qué puedo cambiar de mí para ser parte del cambio?”. La gente que nos acompaña viene desde hace años, y en ellos veo empatía. Pero falta… Hay muchas personas que pueden pensar en el otro, que tienen los medios para hacer muchas cosas, pero no lo hacen.

―¿Te ha pasado alguna vez de decir: “Largo todo, no quiero saber más nada con esto”? 

―¡Uh, sí! Me pasó en pandemia, me pasó varias veces… Cuando estoy muy depresiva también me pasa, pero las chicas no dejan nunca que me rinda, siempre le buscan el lado bueno para activar y que salgamos adelante todos juntos. Como siempre digo, somos un equipo, así que si se cae uno, caemos todos.

Paola no se imagina haciendo otra cosa. En estos años aprendió que hay que comprometerse para cambiar lo que no nos gusta

Todos tenemos que pensar que no tenemos que pasar en vano por este mundo. Es decir, pasó por la Tierra Juan Pablo: “¿Y cómo pasaste, Juan Pablo, por la Tierra?”. “Y, nada, viví para el trabajo, viví para la familia….”. No, yo no quiero eso, ni en pedo. Yo quiero que el día de mañana, cuando me pregunten arriba o abajo, donde me toque estar, qué hiciste en la Tierra, pueda decir que traté de hacer lo mejor que pude, con defectos y virtudes, como todos, pero que traté de hacer algo por alguien.

Y se nota que Paola hace: dice que un día fue al centro con “Pocho” y de pronto un pibe de más de 20 años se acercó corriendo, les dio un beso y les dijo: “Conocí la playa por ustedes, gracias por todo. El día de mañana lo voy a hacer por mi hijo y por un montón de chicos más”.

―¿Qué te genera eso? 

Es la cosecha más linda que puede haber. Una vez me puse muy mal porque había abierto un curso y no venía nadie; después de un tiempo sólo se anotó una mamá. Estaba muy amargada y un colaborador me dijo: “No te sientas fracasada, con que de 100 uno haya escuchado y haya dado el paso, ya tenés el triunfo”. Y lo aprendí. 

Los adultos mayores son su otra debilidad y quiere hacer algo para ellos, también en su casa de Villa Nocito.

Acá hay muchos abuelos y abuelas solas. Muchísimos. Entonces, qué más lindo sería que pudieran tener un hogar con un patio enorme, donde les puedan cortar el pelo, higienizar sus uñas… Vivir lo que les quede de vida bien, dignamente.

Para eso, deben agrandar el espacio y sumar muchas manos y aportes. Y aún espera el subsidio de impuestos como la luz: se hace muy difícil pagar entre 25.000 y 30.000 pesos.

  • 📌 Paola y “Pocho” se sostienen gracias a la pensión por discapacidad motora que cobra él (recibió un disparo en la cabeza cuando era chico por intentar salvar a un perro al que querían sacrificar) y la venta de canastas de mimbre y de plumeros.

―¿Qué es la soledad? 

―Encontrarte sola mirando por una ventana y ver que pasa la gente, los vecinos, y uno es una planta. Hoy no lo vivo, pero lo viví con mi anterior pareja: mi poca familia me dio la espalda, con razón, porque me explicaba lo mal que estaba haciendo con esa persona, pero una cuando es chica no se da cuenta de esas cosas y comete errores… Ahí me tocó vivir la soledad: era imaginarme que venía la camioneta de mi cuñado con mi hermana y mis sobrinas, y no venía…

Paola no se siente una referente: dice que simplemente trata de ser parte del cambio hacia la paz y el amor, y de dejar una huella.

―Mirando hacia atrás, ¿qué le dirías a la Paola que arrancó con esta tarea solidaria? 

Que la felicito porque salió adelante. A veces digo que no creo en mí, pero sí creí en mí y acá estoy, firme, apoyando a un montón de personas que la pasan como yo y no lo dicen. Hay mucha gente que sufre obesidad y no lo habla o no sale de su casa, porque le da vergüenza. Hay muchas historias, mucha gente que se queda callada en su hogar, y quiero ser útil para todos aquellos a los que no llega nada y nadie.


Producción y texto: Belén Uriarte

Producción, videos y edición audiovisual: Tato Vallejos

Fotos: Fran Appignanesi

Idea y edición general: Abel Escudero Zadrayec


🤗 En 8000 ofrecemos un periodismo bahiense, independiente y relevante.

Y vos sos clave para que podamos brindar este servicio gratuito a todos.

Con algún cafecito de $ 600 nos ayudás un montón. También podés hacer un aporte mensual, vía PayPal o por Mercado Pago:

¡Gracias por bancarnos!

👉 Si querés saber más, acá te contamos quiénes somos, qué hacemos y por qué.


👀 #SeresBahienses es una propuesta de 8000 para contar a nuestra gente a través de una serie de retratos e historias en formatos especiales.

La estrenamos para nuestro segundo aniversario. Estos son los episodios anteriores:

Seguir leyendo

Sumate

Apoyanos

Invitame un café en cafecito.app

El audio de 8000

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Más vistos