Seguinos

Especiales

Aguante Bahía Blanca: hace 1 año nos quedamos con toda La Plata

Publicado

el

Por Oliver Galak / Especial para 8000 (*)

Para ubicarnos en contexto: hace 1 año estábamos todavía en pleno aislamiento social, buscando tareas que nos entretengan sin salir de casa, haciendo todo tipo de encuestas absurdas en Twitter, debatiendo si el 0 es par y en pleno auge del documental de Michael Jordan.

Aburrimiento, incertidumbre, ansiedades y hasta un toque de agresividad se mezclaban en el reducido espacio en el que cada quien transitaba su cuarentena.

En medio de ese polvorín, Sebastián Campanario (periodista, economista, especialista en innovación, buen tipo aunque platense) encendió una chispa que terminaría por desatar una competencia tan ridícula como emocionante: “Vamos con la única encuesta que importa”, escribió a las 22:11 del miércoles 20 de mayo de 2020. Y le dio a la tuitósfera 24 horas para votar entre La Plata y Bahía Blanca.

Corresponde aquí que confiese que Seba me tiene (¿tenía?) de hijo desde hacía 10 años, cuando me relegó al segundo puesto en una trivia para periodistas y se quedó con un viaje a Francia. Él metía en Clarín mejores notas que las que yo hacía para La Nación, me aconsejó que tomara un trabajo en el que sólo duré 6 meses… hasta su hijo puede resolver el Rubik en 17 segundos y el mío lo hace en 42.

Por eso, cuando lanzó la encuesta, pensé: “Otra vez sopa”.

Gran parte de sus amigos y colegas (y, suponemos, también sus seguidores) son de la Ciudad de las Diagonales, un conglomerado que más que duplica en habitantes a Bahía.

Por si hacía falta inclinar aún más la cancha, “La Plata” fue colocada en primer lugar, un sitial que naturalmente atrae más clics que el resto de las opciones en cualquier encuesta.

A nadie sorprendió cuando en las primeras horas, con un par de miles de votos escrutados, la capital bonaerense se colocó 10 puntos arriba en las preferencias de los participantes.

“Me dicen que @GonzaloRMDT @lasilverii @OliverGalak @sebabortnik @leonardovalente se retiran segundos antes de que termine la encuesta para no saludar al rival, como los Pistons”, canchereaba Campanario apenas pasado el mediodía siguiente, etiquetando a algunos de los tuiteros bahienses más comprometidos con la causa.

El guiño a los rivales de los Bulls que tan bien retrató The Last Dance volvería horas después, pero con los equipos cambiados.

A la tarde la cosa empezó a ponerse picante. La cantidad de votos ya tenía 5 cifras y la diferencia tendía a achicarse.

Ambos bandos etiquetaban a sus figuras más conocidas con la esperanza de volcar la balanza. Así, mientras nosotros buscábamos llamar la atención de Manu Ginóbili, ellos pedían el apoyo de… eh…, cómo era, este…, bueno, no recuerdo bien de quién, pero me parece que no era alguien con 4 anillos de la NBA. Me parece.

La hora, referí”, pidió el economista Martín Tetaz al vislumbrar que el triunfo platense no estaba asegurado. Faltaban todavía 6 horas para el pitazo final.

A eso de las 18:30 el marcador ya mostraba un cerrado 51 a 49 para los anfitriones de la burocracia provincial. La diferencia se acortaba, pero cada vez hacían falta más votos para mover 1 punto porcentual. Y los minutos se consumían…

Faltando hora y media, la pizarra mostraba un angustiante 50,1 contra 49,9. Eran sólo 30 votos los que se necesitaban para que la Capital del Básquetbol, del Viento y del Sur Argentino se hiciera con la punta. Pero todos los tuiteros bahienses que conocíamos ya habían votado. Parecía que no nos quedaba resto para remontar esa exigua, pero definitoria, diferencia.

A menos de 1 hora para el cierre, La Plata consiguió unas décimas más que le dan un poco de aire.

En casas cuya dirección no conoce caracteres que no sean numéricos ya había quien sacaba el champán de la heladera.

Pero nada está dicho hasta que todo está dicho. 50 a 50 redondo decía el marcador faltando 44 minutos para la chicharra.

¿Cuántos infartos se pueden producir en 44 minutos?

El milagro era posible. La elección se disputaba voto a voto y los punteros no escatimaban esfuerzos. ¿Hubo quien le sacó una cuenta de Twitter a su abuela para incidir en la encuesta? Habladurías.

El desenlace ya es historia gloriosa: La Plata no pudo aguantar la presión y fue una fiesta bahiense. De los 11.508 participantes de la encuesta, 50,6% votaron por nuestra ciudad y el resto por la urbe que nos dio a Bilardo, las pollajerías y a mis 2 hermosos sobrinos.

Sebastián rápidamente se plegó al carro vencedor y recalibró su comparación con la NBA noventista: el equipo Bahía ya no remitía a los Bad Boys de Detroit, sino que pasó a ser heredero natural de la generación Jordan.

Desde entonces, un par de tuiteros colocaron en su bio la frase definitiva: “Vencí a La Plata el 21/05/2020” .

Y así fue cómo sumamos otro mojón a la larga épica del #OrgulloBahiense.

(*) Oliver Galak es bahiense y como periodista trabajó en La Nación y otros medios. Actualmente es director de Comunicación de la Embajada Británica.


😉 Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar vía Mercado Pago:

Y si no, tenés los cafecitos ☕, los planes y PayPal.

También nos ayudás mucho diciéndoles a familiares, amigos y conocidos que pasen por acá y se sumen a 8000.

¡Gracias por bancarnos! 🤗

Especiales

🏘️💰 Patrimonios políticos: cuánto juran tener el intendente y sus principales funcionarios

Un análisis de las declaraciones obligatorias que presentan cada año.

Publicado

el

Por Tato Vallejos | Editor general de 8000

El 11 de diciembre de 2015 Héctor Gay juró como intendente de Bahía Blanca y con él llegaron sus funcionarios políticos. Todos deben presentar una declaración jurada patrimonial cada año; la fecha límite es el último día de febrero. 

De los 10 secretarios que tiene hoy, sólo 2 lo acompañan con ese rango desde el primer día: Tomás Marisco (comenzó como secretario privado y ahora está en Gestión Urbana) y Juan Ignacio Esandi (siempre en Economía).

Los otros fueron subiendo o apareciendo desde afuera: 

  • 🙋‍♂️ Pablo Romera comenzó como subsecretario de Prensa en 2015, subió a secretario privado en 2019 y desde 2021 es secretario general.
  • 🙋‍♂️ Alejandro Meneses fue subsecretario de Infraestructura desde 2015 hasta que se fue su jefe Guillermo Manrique en 2017, y entonces quedó a cargo. 
  • 🙋‍♂️ César Tommasi asumió como jefe de Gabinete en 2017 y desde el año pasado es secretario de Producción.
  • 🙋‍♀️ Vanina González se incorporó como directora de Empleo en 2018 y al año siguiente se transformó en secretaria de Políticas Sociales.
  • 🙋‍♂️ Pablo Acrogliano se hizo cargo de la Secretaría de Salud en 2019.
  • 🙋‍♂️ Ricardo De Weerth pasó de director de Tecnologías en 2020 a secretario de Innovación en 2021.
  • 🙋‍♂️ José González Casali asumió como secretario de Cultura en 2020. 
  • 🙋‍♂️ Marcos Streitenberger era concejal y en 2021 llegó a la Secretaría de Gobierno.
Fotos: Prensa Municipio y cuentas personales de Twitter

Con todos ellos, armamos en 8000 este primer capítulo: el patrimonio del intendente y sus secretarios actuales.

Antes de chusmear, hay un contexto relevante: 

  • El patrimonio incluye las valuaciones fiscales de inmuebles y vehículos, el dinero en efectivo, las cuentas bancarias, deudas y créditos. No contempla los ahorros en dólares, que los veremos aparte.
  • Los valores se calculan en base a lo que cada funcionario jura: si tiene el 50 % de un bien con una valuación fiscal de $ 500.000, entonces le corresponden $ 250.000.
  • La valuación fiscal no representa el valor real: suele ser bastante menos. Lamentablemente, las declaraciones juradas municipales no exigen que cada funcionario ponga lo que su propiedad vale en el mercado, un monto que sería muchísimo más alto (y pocos deciden agregar).

🤑 ¿Quién tiene más? ¿Y quién menos?

Quien cuenta con el mayor patrimonio es el intendente Héctor Gay, aunque debemos hacer una salvedad clave: él sí puso el valor real de la casa que se hizo levantar en estos últimos años. El terreno le costó $ 1.053.864 y la inversión en la construcción fue de $ 14.100.000.

Tras asumir, en 2016 sumó a su patrimonio el 50 % de un departamento en Buenos Aires. Al año siguiente dejó de tenerlo, según su propia declaración.

En 2021 compró un auto por $ 3.758.700. Otra buena para Gay: en sus vehículos también declaró valores de mercado. Y juró que aquel mismo auto este año ya vale $ 5.300.000.

Junto a otro vehículo, un campo en Saavedra donado por sus padres en 1993 (recordemos: Gay nació en Pigüé) y un departamento con cochera en Bahía que compró 2 días después de ganar las PASO en 2015, su patrimonio asciende a $ 28.277.023. Y además, declaró 5.000 dólares en efectivo y 240 euros en una cuenta bancaria.

El segundo

Al intendente le sigue su secretario de Economía, Juan Ignacio Esandi, con $ 13.431.467,58 más 6.024 dólares. 

Esandi mantuvo prácticamente sus 11 inmuebles a lo largo de los años como funcionario. Sólo en 2 declaró un “lote inversión” menos, aunque después volvió a la cantidad anterior: probablemente, un error de tipeo. Adquirió todas las propiedades el siglo pasado:

  • 50 % de un departamento en CABA, 
  • 50 % de una casa en Bahía, 
  • 8,33 % de 8 “lotes inversión” en Bahía,
  • 33,3 % de un “depósito inversión” en Comodoro Rivadavia (el monto que le corresponde según la valuación fiscal es $ 8.404.969,33).

El tercero

Bastante más lejos, completa el podio el secretario de Producción César Tommasi con $ 5.401.594 más 4.973 dólares. Tiene:

  • 50 % de una casa en Bahía,
  • 50 % de un terreno en Colón (Entre Ríos),
  • 50 % de 2 departamentos en Bahía,
  • 50 % de 2 cocheras en Bahía,
  • 50 % de un departamento en CABA.

Los demás

  • Marcos Streitenberger: $ 3.375.322,37
  • Alejandro Meneses: $ 2.539.287,37
  • Tomás Marisco: $ 2.128.571,15
  • Ricardo De Weerth: $2.032.503,83
  • Pablo Romera: $ 1.873.902,60
  • José González Casali: $ 1.360.781,50
  • Pablo Acrogliano: $ 1.124.058
  • Vanina González: $ 91.134

👉Acá podés interactuar y ver el avance de los patrimonios:

👉 Y acá ves la carrera de patrimonios y cómo fueron cambiando:

Pobre Vanina…

La secretaria de Políticas Sociales Vanina González es la de menor patrimonio declarado.

De hecho, terminó de pagar un auto en 2021 pero ya no lo tiene: en su última DDJJ el balance le da $ 91.134 por dinero en efectivo y en sus cuentas bancarias.

Y un detalle: para comprar ese auto, en 2018, pidió un crédito UVA. Sí: ese que se hizo impagable para miles de argentinos…

🚗 El auto nuevo

En algunos países que tienen muchos problemas resueltos le llaman “crisis” a no poder cambiar el auto todos los años. Acá ningún funcionario lo hizo, pero sí varios se agenciaron un vehículo nuevo desde que están en el cargo

  • además del intendente Gay y Vanina González, sumó el suyo Esandi en diciembre de 2020;
  • Tomás Marisco en mayo de 2021;
  • Alejandro Meneses en mayo de 2017;
  • Pablo Romera en junio de 2019;
  • Marcos Streitenberger en diciembre de 2021. 

💵 ¿Quiénes blanquean que ahorran en dólares?

  • César Tommasi, US$ 50.000; 
  • Marcos Streitenberger, US$ 22.670; 
  • Juan Ignacio Esandi, US$ 6.024; 
  • Héctor Gay, US$ 5.240; 
  • Alejandro Meneses, US$ 2.600; 
  • José González Casali, US$ 200;
  • y Pablo Acrogliano declaró tener… ¡58 dólares!

🏡 Los que tienen más propiedades

En este primer capítulo, el rey del Monopoly (?) es Esandi con 11 inmuebles. 

👀 2 negativos, pero…

Tomás Marisco y Pablo Romera tuvieron un balance negativo durante unos años, aunque terminaron saliendo a flote

Es que los 2 construyeron sus casas bahienses en este tiempo. Marisco sobre un terreno adquirido en marzo de 2015 y Romera en otro comprado en mayo del mismo año: es decir, antes de ser funcionarios.

🤦‍♂️ Un incumplimiento y una rareza

Alejandro Meneses es funcionario desde fines de 2015. Presentó su primera declaración jurada en 2016, como corresponde… pero luego no lo hizo en 2017.

Al presentar la siguiente, en 2018, declaró que no tenía cuentas bancarias, aunque sí una deuda con el Banco Galicia de $ 50.000. 

En 2019 apareció con una cuenta bancaria con 4.900 dólares y una caja de ahorro con $ 131.533.

✊ Llegó el jefe

César Tommasi se incorporó como jefe de Gabinete en noviembre de 2017, para “ordenar los números” de la Comuna y hacer más eficiente la gestión. 

Cuando presentó su primera declaración jurada, lo hizo sin cuentas bancarias ni dólares…

En la siguiente, dijo tener 2 cuentas en pesos y 2 en dólares, ambas compartidas al 50 %. Las primeras con $ 198.231,68 y las segundas con US$ 17.350,96.

Ah: en 2019 compró un departamento con cochera en CABA por $ 1.675.925. (Luego de esta publicación, Tommasi le aclaró a 8000 que en realidad lo compró antes de 2017, pero se escrituró en 2019).

🧐 ¿Cuánto cobran y quién gana más? 

El sueldo de los secretarios va de $ 300.000 a $ 350.000 de bolsillo, dependiendo de los descuentos de cada quien. 

👉 Acá podés ver lo que declararon en febrero de 2022 y los ingresos de cada uno por su actividad privada. 

  • El docente universitario Esandi, el neumonólogo Acrogliano, el empresario De Weerth, el abogado González Casali y el locatario Tommasi mantienen ingresos por fuera de la función pública.

Cómo fue el análisis


En 8000 ofrecemos un periodismo bahiense, independiente y relevante.

Y vos sos clave para que podamos brindar este servicio gratuito a todos.

Con algún cafecito de $ 150 nos ayudás un montón. También podés hacer un aporte mensual, vía PayPal o por Mercado Pago:

¡Gracias por bancarnos!

 Y si querés saber más, acá te contamos quiénes somos, qué hacemos y por qué.

Seguir leyendo

Especiales

🍷⛔️🌞 Andrea y Jorge sin tinieblas: cómo zafar en Bahía de la locura del alcohol

“Soy mejor persona que antes”, dice él. Y ella agradece: hoy sus hijos la quieren.

Publicado

el

Por Belén Uriarte / Editora de 8000


🙋‍♀️ Andrea

—Mi hijo me pidió plata para caramelos, le dije que no tenía y me contestó: “Pero tenés vino”. ¡5 años tenía mi criatura! Ahí vi que debía hacer algo sí o sí. Los hijos suelen ser una alarma: ya cuando no te quieren dar un beso por el olor a vino….

Pasaron 18 años de aquel episodio en el barrio Universitario y Andrea se lo detalla a 8000 como si fuese hoy. Por aquel episodio decidió arrimarse a Alcohólicos Anónimos (AA).

—Tocar fondo es encontrarse con que la vida te está diciendo que tenés que parar de tomar, y no podés. Estás clavado, y no podés —dice Andrea, cuyo apellido no publicamos para preservar su identidad—. En mi caso, no estaba haciendo muchas cosas. No me casé, no me desarrollé profesionalmente. Todo lo que tengo es un accidente: hijos, casa… Cosas que se dieron; no las busqué.

Andrea también consumía otras cosas. Y AA la salvó. Ya no toma. Nada. Aunque al principio fue complicado:

—Lloré mucho porque estaba consciente, porque estaba perdiendo al “compañero”. Casi toda mi vida estaba basada en esa locura de alcohol y drogas. Estaba desnuda sin la “pastillita mágica”.

🙋‍♂️ Jorge

El alcohol supo ser el refugio de una niñez muy triste para Jorge. Y luego se transformó en un camino directo al vacío.

Un día descubrió que ya no era él, y todas las cosas a su alrededor estaban mal: mentía, echaba a sus afectos para tomar tranquilo… 

Los primeros indicios de la adicción se dieron en el taller. Era chico, trabajaba como ayudante y cada sábado llegaba su gloria: además de cobrar, se tomaba una copa.

—No tenía felicidad, pero ese día me iba contento a casa —le cuenta Jorge a 8000—. Después trabajé en la noche, aunque ahí no consumía y me casé. Después me empecé a quedar en casa y consumía un vasito al mediodía. Tomaba todos los días…

No andaba borracho por la calle: todo sucedía puertas adentro, en su casa del barrio Noroeste. Siempre tenía algo escondido para tomar y generaba las situaciones para quedarse solo.

De a poco el reloj empezó a correrse: la copita del mediodía pasó a las 10, después a las 8 y finalmente llegó a las 5.  Y dejó de ser una copita…

—Mi cabeza estaba mal. Me sentía culpable por tomar, pero al otro día tenía que hacerlo porque si no, no funcionaba… Hacía cuentas en los almacenes: compraba una cerveza en uno y le pagaba al otro, después compraba una cerveza en el otro y le pagaba a este… Te destruís económicamente, destruís la familia

😔 Hacia la perdición

Andrea tiene 58 años y empezó a tomar con frecuencia en su adolescencia. Según recuerda, la primera vez que probó tenía apenas 8: estaba jugando con unas primitas, agarraron una botella de alcohol y terminaron todas borrachas. 

Los adultos se enojaron muchísimo, pero ella siguió. Consumía todo lo que tenía alcohol y ya a los 12 empezó a salir con amigos y las cantidades se incrementaron.

Así, empezó a perder. A quedarse sola.

La soledad del alcohólico es impresionante porque uno la provoca para chupar tranquilo, pero después no se la banca o no sabe vivir con uno mismo. 

Foto: alamy.es

Un mal de muchos, sin consuelos de tontos:

—Cuando llegué al grupo y los escuché hablar, parecía que hablaban de mí. Se generó una identificación muy rápida: somos gente que tenemos un montón de defectos comunes. Y ahí encontrás cariño, comprensión: yo tomaba y afuera la gente no me daba bolilla, o me decía: “¡Otra vez…!”.

En Alcohólicos Anónimos, Andrea descubrió que se podían hacer las cosas de otra manera. Y se prometió hacerlo: entonces tenía 40 años y era mamá soltera, con 2 chiquitos de 5 y 7.

—Los primeros días sin tomar son tremendamente largos porque uno con el alcohol anula la mitad del tiempo… Al no tomar, empiezan los recuerdos: empezás a hacerte cargo de tu vida y con el tiempo aprendés a vivir.

💰 Monedita por monedita

Jorge se dio cuenta en un viaje de que algo tenía que hacer. Estaba en la ruta y le agarró abstinencia: se bajó y mientras todos desayunaban, fue a buscar una cerveza. Arrancó a las 8 de la mañana y se la pasó “todo el día chupando”…

Fue justo para las Fiestas. Pasaron Navidad, Año Nuevo y el cumpleaños de su hija, en enero, y entonces decidió ir al médico. En esa consulta le hablaron de Alcohólicos Anónimos. Y hacia ahí fue, con 3 días de abstinencia.

Esperaba que venga un arcángel a salvarme y aparecieron los compañeros. Y empecé a identificarme. Una compañera dijo: “Siempre me costaba más juntar dinero para tener para tomar al otro día que tomar”. Y es cierto: pensar en tener dinero al otro día para arrancar, juntar las moneditas en casa… Era terrorífico

Hoy Jorge tiene 65 años, hace 17 que integra AA y aunque el alcohol arruinó su matrimonio, dice que mantiene una muy buena relación con sus hijos. Y eso se lo debe al grupo, “un lugar que no te pide nada y te da todo”. Especialmente lo más necesario te da: amor y comprensión. 

—Fui pensando que era un borracho y ellos me cambiaron la palabra por “alcohólico”, me explicaron la enfermedad, y eso me ayudó.

El programa consiste en alcohol cero: si tomaste, volvé mañana. 

—No importa la cantidad. Hay mucha gente que cree que es tomar 5 litros, pero no, yo con un vaso soy adicto porque tengo dependencia.

✊ Admitir y persistir

Jorge asegura que el primer paso es admitir que uno tiene un problema y que ese problema es el alcohol. Y luego hay que mirar a los compañeros que lograron recuperarse “a través de la permanencia, de estar ahí”:

—Es más fácil seguir tomando porque no tenés que hacer ningún sacrificio, pero terminás en la cama de un hospital, en la cárcel o con muerte prematura

Cuando arrancó con el grupo, se propuso no mirar atrás. Y al principio estaba enojado, inquieto, molesto, pero comenzó a notar ciertos cambios y persistió. 

—Nosotros hablamos de la famosa nube rosa. Cuando llegás, al otro día notás el cambio: te levantás bien, estás más activo… Yo siempre necesitaba dar lástima y cuando ingresé me di cuenta de que había perdido años de vida. Te cambia la mentalidad: soy mejor persona que antes, tengo una paz que nunca tuve.

😞 Del genio al no retorno

Andrea advierte que la edad promedio de llegada al grupo es cada vez menor por la enorme cantidad de droga que anda dando vueltas, que acelera los tiempos del alcohol. Y detalla todas las etapas a las que se enfrenta un adicto.

—Al principio está la etapa del payaso: sos el genio, todos te llaman. Pero pasa el tiempo, tomás más y tu estado de ánimo no es el mismo. Te das cuenta de que mentís y caés en una etapa que llamamos de tigre, donde estás de malhumor, te peleás con todo el mundo o te agarra una depresión de aquellas. Y hay una tercera etapa, la del chancho, en la que muy difícilmente tengas retorno, donde el alcoholismo está tan instalado en tu vida que si bien la ingesta es poca (porque cada vez tomando menos lográs el mismo efecto), perdés la capacidad de percepción, el control de esfínteres… 

Andrea lo sufrió. Y aquel episodio con su chiquito fue el último de una serie de hechos que la movilizaron y le permitieron reaccionar.

No todos lo logran. Y quienes sí, pasan por distintas situaciones.

—Hay gente que choca con el auto, queda muy mal en el hospital y al estar tantos días en abstinencia se da cuenta de que algo está pasando y acepta ayuda. O gente que va presa y el hecho de estar privada de la libertad cuando nunca pensaste que ibas a hacer algo malo… Yo me creía superhonesta y en mi carrera alcohólica mentía y sentía tanta vergüenza que me mudaba: se llaman fugas geográficas. 

🌤El día después

A Andrea le bastó un día en el grupo para notar cambios: ya no vomitó y sus ojos volvieron a ser lo que eran.

Creía que era hija del demonio, porque siempre tenía los ojos rojos. Cuando me miré ese día al espejo y los vi blancos, dije: “Esos ojos, ¿qué son?”. Estaba muy enojada, peleaba conmigo.

No fue fácil.

El cuerpo le pedía alcohol, le temblaban las manos y sufría tentaciones: varias veces cruzó el pasillo que separa su casa de la calle con la intención de comprar alcohol en el quiosco. Pero no lo hizo: había decidido tener una vida distinta.

—La compulsión dura 1 minuto. Si en vez de darle bolilla a la compulsión ponés los medios para no tomar, podés no tomar. Yo me trepaba al techo porque arriba no tenía alcohol, y los nenes me miraban. Claro que hay que hacer un esfuerzo.

Y fue muy difícil porque venía de una borrachera casi permanente: porque el alcoholismo no está presente sólo cuando tomás.

Entre copa y copa tampoco estás manejando tu historia. Estás pensando: “Cómo hago para juntar la plata para tomar” o “Qué cagada me mandé ayer”. El alcohol te rige la vida por lo que esperás hacer y por lo que hiciste, y te olvidás de vivir el hoy.

Dice que te maneja hasta tal punto que olvidás lo que antes hacías con frecuencia, casi sin pensar. En su caso, pese a manejar idiomas, no podía pensar en ninguno: se le mezclaban las palabras. Y tampoco podía leer ni escribir.

El alcohol me fue comiendo todo, intelectualmente me hizo pelota. Recién en la pandemia terminé de estudiar algo que había empezado 20 años atrás…

Foto: psicologiaymente.com.

¿Cómo lo logró? Peleando contra su propio cuerpo, con las maniobras que aprendió en Alcohólicos Anónimos. La primera es justamente ir al grupo, que atiende lo emocional, te contiene: el primer día ya te vas con un teléfono y alguien que te acompaña.

—A mí me adoptó una mujer que vivía muy cerca, entonces al mediodía pasaba por mi casa para ver cómo estaba —relata Andrea—. Después venía otro compañero, que me pasaba a buscar para ir al grupo.

Así fue saliendo adelante y pudo recuperar su familia… Y su salud:

Llegamos al grupo sin ver una vaca a 3 metros, con la dentadura hecha pelota, porque lo que menos nos importa es todo eso. Entonces cuando estamos más tranquilos, nos hacemos un chequeo. Es fundamental, porque son todas cosas que uno va dejando de lado por tomar. 

Andrea cuenta que cuando vas a esa consulta, el médico se da cuenta enseguida y lo primero que te dice es: “Usted toma”. Y advierte que no todos los profesionales están interiorizados en lo que es el alcoholismo: a ella le han dicho que puede tomar un vaso de vino al día, que no pasa nada, o que después de tanto tiempo sin consumir, un poco no es problema. Y nada que ver:

—Si nosotros volvemos a tomar, no salimos más. Lo hemos visto… Esta es una enfermedad crónica, progresiva y fatal, y para toda la vida. O sea que si yo empiezo a tomar hoy, arranco desde donde dejé. Gracias a Dios, no tuve recaídas.

Por supuesto, la clave es la permanencia. Hoy realmente entiende qué es ser alcohólico y no cambia el programa de AA por ninguna “pastilla mágica”.

🤝 Locura, alarma y recuperación

Andrea explica que los malos momentos están, pero ahora son excepcionales. Y se sobrellevan de otra manera gracias a la terapia, que es continua.

—Te suenan alarmas. Decís: “Uy, estoy haciendo pavadas, mejor me voy a una reunión”… Así evitás comerte a tus hijos, evitás muchas cosas… El tipo que recién llega, te escucha y dice: “Cuenta eso como si fuera grave, con todo lo que a mí me pasa”. Pero esa es la diferencia de haber transitado cierto tiempo. 

Foto: laverdad.es

También te ayuda a recuperar la capacidad mental, la cordura.

El alcoholismo termina en locura. Si el cuerpo no te revienta antes, si no te matás en un accidente, si no te mandás una macana y terminás preso, terminás loco.

Y por eso se celebra tanto cada día de sobriedad.

Andrea destaca que en Argentina hay personas que llegaron a los 60 años sin una gota de alcohol.

—Todos los años se festeja el aniversario de AA y somos más de 1.000 personas que nos juntamos en un punto del país a festejar. Y se canta la sobriedad: este año, por ejemplo, cumplimos 70, entonces se canta “Quién tiene 69, 68…”. Así hasta llegar al que tiene 1 día sin tomar. ¿Quién tiene 1 día? Todos nosotros, porque esta es una enfermedad de 1 día a la vez.

Jorge asiente y destaca la filosofía que plantea AA:

—Vivir el hoy, porque ayer ya pasó.

Y aclara:

—Si mañana me ves pasar con una cajita de vino, no te sorprendas: no falló el programa, fallé yo.

🙌 Gratitud y servicio

Andrea y Jorge hoy son referentes de Alcohólicos Anónimos en Bahía y ayudan a quienes recién entran.

También hacen servicios como visitas a los hospitales, donde comparten sus historias con pacientes que sufren alcoholismo.

—Una vez que lográs entrar en su corazón y que entre en el tuyo, empezás a hablar de todo lo que puede hacer —dice Andrea—. Porque si yo te digo que pude recibirme, no es nada, ¿cuántos viejos se reciben? Pero que pueda contarles a mis compañeros que me recibí, ¡es increíble! Que les cuente que después de tomar y hacer todo lo que hice, hoy puedo no tomar, para ellos es sorprendente.

Y lo que siente es gratitud. Mucha:

—Un borracho en la casa les estropea la vida a todos, con violencia directa o indirecta, porque llega, golpea la puerta, no habla, no comparte… Que hoy mis hijos estén bien conmigo, me quieran y me cuiden, es un milagro.


👫 La ayuda

Alcohólicos Anónimos es una comunidad internacional, con presencia en 180 países.

Se mantiene con los ingresos que genera: si bien no es obligatorio, sus miembros suelen poner el valor de una copa dentro de una canasta para sostener al grupo.

Y si sobra algo, se envía a la región y a la oficina central de Buenos Aires, donde se impulsa la difusión general.

👉 Acá en Bahía hay 3 grupos:

  • 12 de Octubre 762 (lunes, miércoles, viernes y sábado a las 19:30);
  • Belgrano 355 (lunes a sábado a las 19:30);
  • Estomba 2.351 (lunes a sábado a las 19:30).
  • Guardia telefónica: 291513 8464.
  • Para saber más, fijate en la página oficial. Y hacé algo por vos o por quien quieras.

En 8000 ofrecemos un periodismo bahiense, independiente y relevante.

Y vos sos clave para que podamos brindar este servicio gratuito a todos.

Con algún cafecito de $ 150 nos ayudás un montón. También podés hacer un aporte mensual, vía PayPal o por Mercado Pago:

¡Gracias por bancarnos! 🤗

 Y si querés saber más, acá te contamos quiénes somos, qué hacemos y por qué.

Seguir leyendo

Especiales

🎙 El rap de acá: “Broda” y “Sista”, las voces de nuestros juglares inquietantes

En 2 pódcast, Agustina Arias expone las entrañas de la escena bahiense.

Publicado

el

Por Abel Escudero Zadrayec / Director de 8000

El escenario es la Plaza Rivadavia: el centro del centro de Bahía Blanca.

Pibes y pibas improvisan, chocan puños; se ríen, se mueven, se saludan, se gritan, se desafían.

Fotos: Tute Sosa y Agustina Arias.

Un presentador arenga:

—¡Que se pudra!

Y termina pudriéndose:

Voy a hacer un chiste

para que se rían más completo:

hablaste de mis lompa,

retrolazo, este pajero

porque pasó de ver el escudo

a relojearme el muñeco.

Pero nadie se ofende. Son códigos: así es el rap.

Y el rap de acá pendula entre lo importado y lo local: entre el Bronx y el barrio Pedro Pico; entre un inglés de película obvia, de jerga, pendenciero

You know what I mean, madafaka!

y el lunfardo y la cultura digital y el “vesre”, propio, callejero

la lleca y el rocho¡vos la revivís, Escubi!

—Las voces del rap de acá registran el andar cotidiano y dan validez a un modo de aprendizaje experiencial: desde el barrio, en la calle —dice Agustina Arias, que es LA voz de 8000: cada sábado la escuchás es nuestros audios con el resumen informativo de la semana bahiense.

Pero además de locutora, Agus es docente, cantante y está haciendo el doctorado en Letras por la Universidad Nacional del Sur. Su tesis es sobre el rap de acá.

Y como parte de la investigación de campo se mandó 2 pódcast reveladores, que capturan las esencias de estos inquietantes juglares de los tiempos que nos tocan y nos resuenan.

  • 🎧🙋‍♂️ El primer pódcast se llama “Broda” y se enfoca en los pibes: Real Fresh, Exe, Hazel, Ach, Simmer, Dylan, Juanma, Lucio, Serafín, Ariez, Izuna, Confi, Muzi.
  • 🎧🙋 El segundo se titula “Sista” y está dedicado a las pibas: Ziva, Madeam, Fleky, Eklipce, Kazz y Cronopio. (Este ganó la Bienal 2021).

Acá abajo Agus nos cuenta más sobre ellos. Y a continuación los publicamos, hoy, en exclusiva.

“Broda”

“Sista”


🎙 Me convoca, me interpela;

me entusiasma y me desvela

Por Agustina Arias

Las batallas de rap en estilo libre (freestyle) se hacen de cerca, de frente y en ronda. No sólo son palabras que coinciden en rimas o que proyectan sentidos metafóricos; también hay cuerpos situados que se mueven, se acercan, se alejan, resuenan en el otro y los otros que están mirando.

Fleky.

Las manos, los brazos, los pies siguen un compás vocal y simpatizan con la voz porque movimiento y palabra son indisociables.

Los cuerpos se usan, se escuchan y se interpretan porque los cuerpos cuentan: expresan, y ahí donde parece haber libertad extrema, hay código. 

Los espacios (más verdes, más grises) se emplazan en el centro y macrocentro y congregan a jóvenes de distintos puntos de Bahía Blanca. Se trata de plazas, parques, playas de estacionamiento, el skatepark.

Aunque las locaciones varíen, la imagen es siempre la misma: si se enfocara desde lo alto, en un plano cenital, se vería un círculo caprichoso y movedizo: que se ensancha, se sustrae, como un organismo celular, con bordes difusos, fluidos, negados a permanecer en orden. 

El rap se hace contexto con los objetos concretos del espacio, con la emergencia, con lo inesperado y lo impredecible.

El monumento a Rivadavia, en la plaza, sirve de grada y de soporte para el grafiti. Las escalinatas de la Plaza del Sol son asientos naturales para la audiencia. Los árboles del Parque de Mayo aportan sombra y resguardo. El playón de la Universidad Nacional del Sur aporta escenografía artística.

Todo está listo, pero nadie sabe qué va a pasar.

En eso que sucede se entraman intensamente el ritmo de la respiración, las miradas, las temperaturas, las transpiraciones, los alientos, las salivas, la sangre que circula. 

El rap es, al mismo tiempo, libertad pero reglas que respetar: modalidades de improvisación, tempo y métrica impuestos por la base rítmica, adecuación de la respuesta, sentidos originales de lo que se dice, la habilidad de ser fluido y no trabarse.

Es una ficción ritualizada.

No sabemos qué va a pasar pero sabemos cómo va a pasar: la cosa va a picarse, se picantea, se pudre.

El desafío, el conflicto, el “berretín”, la chicana: no pueden faltar porque la agresión y hacer doler son elementos constitutivos de la batalla y de esa forma de interacción.

También la puteada y las palabras consideradas “malas”. Son necesarias, cobran un sentido otro y adquieren un valor de estima en ese entorno.

Es una forma de querer, una forma de hablar, una forma de decir, una forma de luchar.

Las palabras se transfiguran en “armas”, los versos en “ataques” y las entradas, en “estrategias”.

Los puntos frágiles para pudrirla son eternos: la capacidad de oralizar, la mujer (madre, hermana, novia), el origen, aspectos biográficos, lo físico y la sexualidad (aunque, por fortuna, estos emergen desde una mirada desconstruida).

Así, en las batallas salen a la luz aspectos “personales”, que se conectan con temas de agenda social y que demuestran posicionamientos claros por parte de los raperos y las raperas, como le dice Muzi a Simmer:

Nuestra diferencia es que soy más rudo,

que yo soy bueno y vos aparecés

en la lista de machirulos.

Simmer responde reflexivo: 

Yo aparecí en la lista de machirulos.

Me equivoqué, a todos eso sí se los juro.

Pero igualmente me equivoqué y yo soy artista:

pasó el tiempo y cambié mi punto de vista.

O cuando en batalla de mujeres, Ziva le tira a Kazz

Y si me agarran con las piernas abiertas, ¿cuál fue?

No es pecado coger.

¡Qué me vas a decir vos, también!

Soy madre soltera y me la banco rebién.

Eklipce.

Igual, los espacios bahienses pueden generar desarmonía en las batallas. En el rap se evocan lugares de procedencia que revelan valoraciones en torno a la “valía” de ciertos objetos materiales (marcas de indumentaria) e inmateriales (barrio y equipo de fútbol).

En una batalla con la temática “barrios de Bahía” surgió esto: 

¿Cuántos barrios pisaron tus zapas?

Nadie pisa Villa Mitre

con un conjuntito Kappa.

Así que te suelto una actitud,

mi rap es un barrio

y un equipo: me dicen Spurr.

Claro que también los barrios bahienses se usan estratégicamente para desplegar el doble sentido, en favor de la comicidad y el sentido lúdico, acentuando aspectos de lentitud y desorientación del rival en la batalla: 

¿Escucharon su freestyle?

No es nada veloz:

parece representante de Villa Caracol.

Venir del barrio, pisarlo y transitarlo, otorga presencia, sabiduría y credibilidad al relato. Los barrios se tematizan y despliegan una serie de connotaciones, junto con los equipos de fútbol: se vuelven fuentes de identidad y representatividad. Y el rap expresa esa síntesis entre lo espacial y lo pasional: barrio + fútbol. 

🎙 Detrás de escena

Desde hace algunos años el rap -como fenómeno oral, improvisado, lúdico y serio- me convoca, de manera advenediza, y me interpela como foco de aproximación, estudio, reflexión y admiración. Me desvela, me entusiasma y me mueve a buscar divergencias, convergencias e innovaciones en lo que se dice.

Tiene implicancias en mí desde lo musical, lo verbal, lo fluctuante, lo corporal, lo tradicional e igualmente novedoso.

Me parece una práctica lúdica tan vieja como modernaTan lejana como inmediata.

Es lo de antes, lo foráneo pero acá, con apropiaciones locales singulares y potentes.

Encuentro densidad ahí para bucear y tratar de entender cómo lo global se inserta en lo local.

🎙 El pódcast

Broda es la forma que predomina en sus modos de tratarse. Así, con la “a” final y, muchas veces, en su versión más corta: bro. Broda es el hermano, el compañero, el compa, el cumpa, el camarada, el pana. Y entre las mujeres, lo mismo pasa con la palabra sista. En el rap, la fraternidad es el valor transversal a cualquier estilo, región, modalidad, etnia, clase, género.

La idea de reformular algunos resultados, hipótesis e interrogantes de mi proceso doctoral en un pódcast habilita a pensar en la reutilización de un material recogido en el ámbito de la investigación para ser reconvertido a un formato diferente que funciona en otro circuito, con otras leyes.

El pódcast “Broda” es un híbrido: una criatura anfibia que se mueve entre las aguas del discurso académico-científico y las tierras de lo que pasa en el barrio, en la esquina, en la plaza, en el gueto.

“Broda” es una voz narrativa que da pie a voces genuinas del seno mismo de la cultura y la escena.

“Sista” es experimento. Es una entrevista guionada, estructurada con mínimas líneas y es performance. Las entrevistadas se someten al azar y son sorprendidas por una modalidad no convencional de improvisación: dark, poéticoflash, random.

  • El modo dark sume a las chicas en la más profunda oscuridad y ausencia del registro visual. Vendadas, deben rapear a partir de experiencias sensoriales: olores, sonidos y estímulos táctiles.
  • El modo flash privilegia la vista y motiva a la improvisación a partir de capturas fotográficas de grafitis del paisaje urbano contemporáneo.
  • El modo poético juega con la forma “rapeada” de poemas de autores y autoras locales.
  • El modo random se asemeja a las modalidades de las batallas profesionales: improvisar a partir de palabras escogidas al azar.

Ambos pódcast, “Broda” y “Sista”, se ofrecen como espacios simbólicos de aproximación y divulgación de trayectorias artísticas en expansión.

Desde Bahía Blanca, hacia el más allá.


🤗 En 8000 ofrecemos un periodismo bahiense, independiente y relevante.

Y vos sos clave para que podamos brindar este servicio gratuito a todos.

Con algún cafecito de $ 150 nos ayudás un montón. También podés hacer un aporte mensual, vía PayPal o por Mercado Pago:

¡Gracias por bancarnos!

 Y si querés saber más, acá te contamos quiénes somos, qué hacemos y por qué.

Seguir leyendo

Sumate

Apoyanos

Invitame un café en cafecito.app

El audio de 8000

Más vistos